Carlos, el marine de 19 años que fue baleado en Sur Los Ángeles

Mientras las autoridades intentan encontrar al responsable, el joven latino lucha por su vida en una camilla de hospital
Carlos, el marine de 19 años que fue baleado en Sur Los Ángeles
Carlos Segovia fue baleado cuando estaba dentro de su auto en el Sur de Los Ángeles.
Foto: Suministrada

Un joven de 19 años, que funge en los Marines de EEUU, fue baleado este fin de semana en el sur de Los Ángeles, y mientras las autoridades intentan encontrar al responsable, el joven latino lucha por su vida en una camilla de hospital.

Carlos Segovia fue encontrado herido de bala, pero aún con vida, dentro de un coche cerca de la intersección de la calle 31st y la avenida Western la noche del viernes, informó la Policía de Los Ángeles (LAPD).

Ya en el hospital y dos días después, el joven fue declarado con muerte cerebral, pues su atacante le disparó en la cabeza en forma de ejecución.

Según la Policía, el joven fue disparado a eso de las 11:30 p.m. cuando conducía su Dodger Charger. Se cree que el o los sospechosos a bordo de un vehículo se acercaron al de Segovia y una persona disparó contra él.

//platform.twitter.com/widgets.js

El joven había acudido al sur de Los Ángeles para visitar a familiares y a su novia, y al momento del tiroteo, no portaba su uniforme.

Ahora, luego que médicos lo declararon muerto cerebralmente, la familia busca trasladar al joven a otro hospital donde no insistan en desconectarlo y darlo por muerto.

“Mi hijo no se enlistó a los Marines para darse por vencido”, dijo la madre, Sandra López, a KTLA.

//platform.twitter.com/widgets.js

Segovia, previo a establecerse como un miembro activo de los Marines, se dedicaba a alimentar a la gente desamparada como voluntario de la organización L.A. on Cloud 9.

Fue hace seis meses que el joven angelino decidió convertirse en parte de las fuerzas armadas.

Mientras las autoridades aún intentan recopilar información para identificar al responsable, la familia pide de la comunidad dos cosas: oraciones y que ayuden al LAPD con su investigación, según ABC Los Angeles.

El LAPD dijo que el crimen no está relacionado con pandillas, y dijo a cámaras de NBC Los Angeles que el caso permanece “un misterio”.