Itatí Cantoral agradecida por la villana de telenovelas Soraya Montenegro

Gracias al personaje de "María la del barrio" ahora negocia con Netflix

Itatí Cantoral agradecida por la villana de telenovelas Soraya Montenegro
Itatí Cantoral en el personaje de Soraya Montenegro en "María la del barrio".
Foto: Televisa

Se dice que infancia es destino. En el caso de Itatí Cantoral eso queda de manifiesto después de conocer su semblanza en sus propias palabras. “De niña era muy inquieta, fui admiradora número uno de ‘El Chavo del Ocho’. Fue una infancia muy feliz en el colegio Ovalle Monday, donde cursé primaria y secundaria. Después hice la carrera de actuación en el CEA porque siempre quise ser actriz. Nací queriendo ser actriz”.

Hija de un famoso compositor, era natural que su educación fuera muy estricta. “Fui la única mujer y para mi papá era como la princesita. Fui muy consentida, amada, siempre estuve entre artistas. En casa de mis papás en Lindavista me ponía a conducir un show.”

“Mi hermano José hacía la música y tuvimos un grupo que se llamaba La Pandilla, con Claudia Sulaimán (hija de José Sulaimán, el del boxeo) y otras dos amigas”.

ROBERTO CANTORAL NO CREÍA EN SU VOCACIÓN DE ACTRIZ

“Mi papá no creía que quería ser actriz y tuve que comprobarlo: me metí a un concurso de cuentos infantiles e incluso gané un premio a nivel nacional, y para evitar el regaño de mi papá porque me fui a un extraordinario en la secundaria, fui por el premio a Veracruz y entonces reconoció que tenía talento”.

SUSANA ALEXANDER LA MARCÓ ACTORALMENTE

“A los siete años fui a ver el monólogo de Carlota, que hacía Susana Alexander y quedé impresionada, tan es así que me lo aprendí y con ese monólogo logré entrar a Televisa a los 14 años”.

//platform.twitter.com/widgets.js

LA CONSENTIDA DESDE PEQUEÑA

Mis tres hermanos y yo somos muy unidos, con José conviví más por la edad y yo le hacía muchas travesuras. Él y yo íbamos a clases de piano juntos, sé leer partituras, pero no recuerdo cómo se toca el piano, la música me gusta, pero siempre quise ser actriz”.

SORAYA MONTENEGRO LA LLEVÓ A LA CUMBRE

Veinte años después me doy cuenta que Soraya Montenegro me llevó al éxito mayor. Ahora estoy negociando con Netflix, gracias a esa villana, una mujer muy intensa, como yo”.

//platform.twitter.com/widgets.js

TRAVIESA CON MAESTRO EN CASA

Para mi papá era la niña de sus ojos, fue mi cómplice y mejor amigo en las travesuras y me defendía con mi mamá. Fue mi aliado e incluso me decía que me pusiera cebolla debajo de las axilas para que me diera temperatura y no ir a la escuela. Yo tenía el pelo largo y hermoso y un día me lo quise cortar como niño y él me llevó a cortármelo. ¡Mi mamá lo quería matar!”.

SUS PAPÁS VIVIERON SEPARADOS, PERO NO SE DIVORCIARON

“Mis papás (Roberto Cantoral e Itatí Zucchi), llevaban una relación singular: él nunca se fue de la casa. La verdad que nunca le conocí otra mujer a mi papá. Mis papás en algún momento se separaron, pero nunca hablaban de ese tema”.

//platform.twitter.com/widgets.js

EL DÍA DE SU BODA, SU PAPÁ LE PIDIÓ QUE NO SE CASARA

“Siempre soñé con casarme y tener hijos. El día que me enamoré de Eduardo Santamarina, mi papá me dijo que pensara bien las cosas porque tenía una carrera prometedora, cuando me llevaba en el carro rumbo a la iglesia para casarme, me dijo que no lo hiciera, que él me mandaba a las mejores escuelas de actuación, pero que no decidiera para terminar siendo una esposa gorda y tener hijos. Me aconsejó que no dependiera económicamente de nadie”.

LO QUE ES, SE LO DEBE A SU PADRES

“Cuando cobré mi primer sueldo en la telenovela Muchachitas, a los 16 años, era mucho dinero. La Navidad de ese año la pasamos como siempre en Brownsville, Texas, y puse el equivalente a mil dólares en sobres y se lo regalé a mis hermanos”.

//platform.twitter.com/widgets.js

AVENTURERA FUE DISCUSIÓN FAMILIAR

Mi papá no quería que hiciera la obra ‘Aventurera’ porque iba a salir como las rumberas; mi mamá era más alivianada e incluso mi papá no fue al estreno. Hablaron entre ellos y me permitió hacerlo”.

SIN UN OVARIO Y OPERADA DE LAS TROMPAS DE FALOPIO, LOGRÓ EL MILAGRO DE SER MAMÁ

“A los 20 años, para justificar una ausencia en el trabajo, acudí al doctor del trabajo de mi papá para pedirle un justificante. El doctor me hizo un ultrasonido para justificarlo y vio una bola y me felicitó porque estaba embarazada. Yo le dije que era imposible y fue un tumor benigno entre la trompa de falopio y un ovario, que me lo quitaron de emergencia. Clínicamente era casi imposible tener bebés, sueño que casi me frustra como mujer y finalmente Dios me hizo el milagro”.

//platform.twitter.com/widgets.js

VIO A DIOS Y DA SU TESTIMONIO

La pérdida de mi padre y mi divorcio me hicieron llorar mucho y llanto de felicidad fue cuando vi a Dios: lo vi cuando nacieron mis hijos, jamás había pensado que algo tan hermoso podía salir de mi cuerpo”.

//platform.twitter.com/widgets.js