Atentos a las cuentas

El escándalo de las cuentas abiertas ilegalmente es recordatorio de que hay que redoblar la vigilancia en las finanzas
Atentos a las cuentas
Hay que leer con detenimiento los documentos mensuales del banco./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Cuando no se sabe lo que no se sabe se pueden cometer errores y caer en trampas que en finanzas suelen salir caras. Los clientes de Wells Fargo que no sabían que tenían abiertas cuentas a su nombre ilegalmente pagaban comisiones y tuvieron que hacer frente a distintos costos fraudulentos. No sabían. Ahora si porque las autoridades han llamado a las puertas de esta entidad y llegado a un acuerdo para evitar un juicio por los millones de cuentas abiertas sin conocimiento de sus titulares y las tarjetas emitidas.

El banco ha pagado la mayor multa, $185 millones, desde que la Oficina de Protección al Consumidor Financiero fue abierta en 2011, fecha en la que empezó la pesadilla para muchos clientes. Unos cinco millones de dólares serán devueltos a los clientes.

Y es imposible saberlo todo pero a la luz de lo ocurrido, y lo que puede ocurrir si la identidad de cualquiera es robada (algo bastante frecuente), es necesario tener los ojos abiertos para ver las señales de alerta.

Aquí dejamos algunas pistas de cómo ver y buscar estas señales:

  • Mire sus cuentas. Es lo más fácil y también lo más tedioso. Pero tómeselo como una tarea mensual. Revise las hojas de gastos e ingresos en sus cuentas de cheques y ahorros además de sus tarjetas de crédito y operaciones de débito. Si lo hace con regularidad le evitará tener que hacer memoria sobre un café que pagó con la tarjeta hace dos meses. Muchas veces los cargos fraudulentos o las comisiones indebidas son de escasa cuantía y pueden pasar desapercibidas pero sumar un importante capital si se acumulan.
  • Un costo que no entiende. Algunas veces las comisiones (fees) que se aplican tienen nombres complicados de entender porque cada banco o emisor de tarjeta puede usar su propio lenguaje para describir por qué cobra qué. En ese caso, y dado que no es fácil leer la letra pequeña de los acuerdos financieros, pregunte. Entienda por qué se le cobra o deduce un costo. Preguntar es algo que ha de hacerse siempre y cuando no se entienda un producto financiero. No todos son fáciles de entender y tiene que saber si se adapta a sus necesidades y posibilidades. Preguntar no es ofender. Hágalo.
  • Establezca alarmas. Si tiene un celular tiene un magnifico sistema para establecer notificaciones que le indiquen movimientos en sus cuentas. Puede establecer alarmas con su banco o emisor de tarjetas para conocer los cargos que hace en el momento, por ejemplo, o ser avisado cuando haya movimientos en sus cuentas.
  • Pida su reporte crediticio. En annualcreditreport.com puede obtener una copia de su informe de crédito a las tres primeras agencias, Experian, TransUnion y Equifax una vez al año. Es decir que puede pedir tres anuales cada cuatro meses. Ahí verá sus cuentas. Si hay algo que no reconoce como propio, tiene tiempo de reaccionar.