Escuelas libres de ‘bullies’: California aprueba ley que castiga el acoso escolar

Una nueva legislación estatal contempla la expulsión de estudiantes acosadores

Guía de Regalos

Escuelas libres de ‘bullies’: California aprueba ley que castiga el acoso escolar
Los daños emocionales del acoso durante la niñez se manifiestan en la adolescencia.
Foto: Shutterstock

La semana pasada, el Gobernador Jerry Brown aprobó la ley AB 2536, liderada por el asambleísta Ed Chau, en contra del acoso sexual digital. Bajo la nueva ley, un estudiante puede ser expulsado de la escuela si es encontrado “cyberbullying”, esto es compartiendo y difundiendo de manera digital videos o fotos sexuales y explícitos, con el fin de ridiculizar, acosar o humillar a alguien.

“Cada vez más estudiantes comparten fotos o videos sexuales, desnudos o semi-desnudos, y si bien este tipo de actividad puede parecer inofensiva en un principio, estas fotos y videos pueden ser fácilmente descargados, diseminados y circulados extensamente y publicada en la internet de manera inmediata, con o sin el consentimiento de aquellos representados en ellas”, indicó Chau en una declaración. “Este comportamiento puede llevar al bullying y desafortunadamente ha resultado en suicidios adolescentes”, agregó.

“La ley AB 2536 ayudará a educar a los estudiantes sobre las posibles consecuencias del acoso sexual cibernético y a evitar este tipo de comportamiento”, indicó Chau.

Las víctimas de acoso consideran suicidarse entre 2 y 9 veces más que otros jóvenes.
Las víctimas de acoso consideran suicidarse entre 2 y 9 veces más que otros jóvenes.

Comportamiento adolescente de serias repercusiones

En octubre de 2012, una joven canadiense de 15 años de edad que fue acosada y asaltada física, se quitó la vida. Antes de hacerlo, publicó un video en Youtube en el que contaba por medio de tarjetas cómo había sido acosada y chantajeada para mostrar su cuerpo a través de una cámara digital. El video se hizo inmediatamente viral y llamó la atención internacional sobre la seriedad de acoso sexual digital.

Pero el suicidio de Amanda no fue ni el primero ni el único. Según la Academia Americana de Pediatría, aproximadamente, el 20% de adolescentes varones y niñas confiesan haber compartido por lo menos un mensaje sexual, o “sexting”.

Incluso entre la comunidad latina, el número de acosos está en aumento. El Centro Nacional de Educación reporta que por lo menos 26% de los estudiantes hispanos viven con miedo del acoso de sus compañeros. Esta cifra refleja sólo los casos de estudiantes que se animan a reportar el bullying.

Antes de quitarse la vida, Amanda Michelle Todd, publicó un video en Youtube
Antes de quitarse la vida, Amanda Michelle Todd, publicó un video en Youtube.

Acoso sexual cibernético y suicidio

Desde pequeño, Will supo que era gay. “Cuando tenía 10 años, mis amigos entraban a la internet a buscar fotos de mujeres, y a mí no me atraían para nada”, recordó. Sin embargo, no fue hasta 7 grado que decidió confesarle que era gay a quien en ese entonces creyó que era su mejor amigo.

“Necesitaba hablar con alguien de lo que sentía, y decidí confiar primero en mi amigo, porque no sabía cómo reaccionarían mis padres”, recordó el joven que meses atrás terminó la escuela preparatoria. Pero la reacción de su amigo no fue la que esperaba. Días después, Will descubrió que su confesión había sido malinterpretada.

“Creo que mi amigo pensó que yo estaba enamorado de él, y ya no volvió a hablarme”, contó Will, quien a la semana recibió una solicitud de amistad en Facebook, de alguien con su mismo nombre.

Su amigo había creado un perfil falso haciéndose pasar por él, y le había enviado solicitudes de amistad a todos sus compañeros de la escuela. La página tenía comentarios ofensivos, secretos que Will le había confiado y burlas de todo tipo.

Durante el resto de 7 grado, Will pasó por uno de los peores momentos de su vida, lidiando con las burlas y la discriminación de sus compañeros. Sus calificaciones bajaron y hasta pensó en dejar sus estudios para no tener que ir a la escuela. Afortunadamente el joven pudo contarles todo a sus padres, y eventualmente logró que Facebook borrara el perfil falso.

Pero no todas las historias de acoso sexual cibernético tienen un final feliz. Muchas víctimas incluso terminan quitándose la vida.

  • Uno de los casos de cyberbullying más comentados fue el Savannah Dietrich, de Louisville, Kentucky, quien a los 16 años de edad fue sexualmente abusada por dos adolescentes de su misma edad cuando yacía inconsciente en el piso de la cocina. Los jóvenes tomaron fotos de la adolescente con sus teléfonos celulares y las diseminaron entre sus amigos. Dietrich denunció el abuso y el cyberbullying a las autoridades.
  • Audrie Pott, una joven de 15 años del norte de California, vivió una situación similar, pero en este caso, la adolescente se suicidió en 2012 al enterarse de que las fotos de la violación sexual que sufrió habían sido publicadas en Internet.
  • Tyler Clementi fue otro joven que decidió quitarse la vida al saltar de un puente porque no pudo lidiar con la vergüenza y el dolor. Clementi, de 18 años de edad, tuvo un encuentro sexual con un hombre en el dormitorio de su escuela, sin saber que sus compañeros Dharun Ravi y Molly Wei lo estaban grabando para compartir las imágenes en las redes sociales.
  • Otro caso de consecuencias trágicas fue el Hope Witsell, una residente de Florida, de sólo 13 años de edad. La adolescente le envió una foto desnuda a un adolescente que le gustaba. Otra niña encontró la foto en el celular del joven y la diseminó entre los alumnos de la escuela. Hope no pudo soportar la depresión y se ahorcó en su cuarto, donde fue encontrada sin vida.

Acoso en cifras

En la actualidad, el acoso o bullying es considerado como un significante problema de salud, que presenta consecuencias a largo término. Más allá del riesgo de las heridas físicas de los ataques de bullies, las víctimas muestran signos de depresión, ansiedad, bajas calificaciones, pensamientos suicidas y problemas de salud, entre otros (American Educational Research Association).

  • Los grupos con más incidencias de acoso son los estudiantes con discapacidades, los jóvenes LGBT, los adolescentes con sobrepeso y las minorías raciales.
  • El suicidio entre adolescentes es la tercera causa de muerte entre adolescentes y jóvenes. Según una investigación de la Universidad de Yale, las víctimas de acoso consideran suicidarse entre 2 y 9 veces más que otros jóvenes.
  • Un estudio hecho en Gran Bretaña encontró que por lo menos la mitad de los suicidios entre jóvenes están relacionados al acoso. Las niñas de entre 10 y 14 años de edad son quienes corren más riesgo de quitarse la vida.
  •  Los Centros para control y prevención de enfermedades reportan que alrededor de 4,400 jóvenes se suicidan cada año. Por cada joven que se suicida, alrededor de otros 100 intentan hacerlo.