El Centro de Detención de Adelanto es un infierno, dice joven guatemalteco

A pesar de todas las dificultades que ha pasado en los dos años que lleva en EE UU, el muchacho dice que prefiere estar aquí porque se siente más seguro

Henry Sánchez recupera su libertad tras tres meses retenido en el Centro de Detención de Adelanto (Foto: Araceli Martínez/La Opinión).
Henry Sánchez recupera su libertad tras tres meses retenido en el Centro de Detención de Adelanto (Foto: Araceli Martínez/La Opinión).
Foto: Araceli Martínez/La Opinión

A un mes de haber salido del Centro de Detención Migratoria de Adelanto, Henry Sánchez describe el lugar como un verdadero infierno y está convencido de que su arresto, ocurrido un día después de protestar contra las redadas del Servicio de Migración y Aduanas (ICE), fue una venganza.

Es horrible todo. Hay mucho maltrato. La comida es pésima. Los oficiales no te ayudan para nada aun si estás enfermo. A ellos no les importa. Uno está expuesto a que los compañeros te golpeen y nadie te da una mano”, denuncia el joven de 18 años con timidez.

Este muchacho de semblante triste entró al país el 21 de diciembre de 2014 en busca de refugio huyendo de la violencia de las pandillas en su Guatemala natal.

alex-y-henrik
Henry Sánchez platica con su abogado de migración, Alex Gálvez, sobre los pasos a seguir para que obtenga el asilo (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)

Acaparó titulares nacionales ya que fue arrestado al día siguiente de participar en una protesta contra las redadas organizada por la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA) en mayo pasado afuera del Centro de detención Migratorio de Los Ángeles.

>“Yo estaba afuera de la casa donde vivo con mi papá y su esposa. Me alistaba para irme a trabajar de jornalero, cuando llegó un oficial de ICE (Servicio de Migración y Aduanas) y me dijo que buscaban a un pandillero. Me revisó la mochila porque quería ver si traía droga. En eso se acercó otro oficial con una foto mía y dijo, es él. Me esposaron y me llevaron detenido. Ni tiempo hubo de avisarle a nadie de mi familia. Yo me sentía destrozado. No pude contener las lágrimas”, recuerda.

“Estoy convencido de que el arresto fue una venganza de ICE por haber participado en la protesta. Mi foto salió en todas partes”, considera.

henry
Henry Sánchez, en mayo pasado después de participar en una protesta contra las redadas de ICE. Un día después fue arrestado en su casa (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)

Virginia Kice, portavoz de ICE explicó a La Opinión días después de su arresto que la detención del muchacho se hizo porque tenía una orden final de deportación de junio de 2015 y porque no había hecho ninguna apelación o petición legal para pararla. “Cayó dentro de las prioridades de ICE que incluyen a las personas que cruzaron la frontera sin documentación válida después del 1 de enero de 2014”, detalló.

El día de su arresto Sánchez fue llevado al Centro de Detención de Adelanto. “Ahí pasé unos de los tres meses más difíciles de mi vida. Lo peor fue no saber si me iban a deportar en cualquier momento”, cuenta.

Con el apoyo de CHIRLA  y el abogado de migración Alex Gálvez, Sánchez logró salir en libertad tras el pago de una fianza de 5,000 dólares. CHIRLA llevó a cabo una colecta para conseguir los fondos.

henri
Henry Sánchez está convencido de que su arresto fue una venganza de ICE (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)

Aun con todo lo que le ha pasado, un peligroso viaje de Guatemala a la frontera, un mes de custodia en Chicago en un centro para menores cuando recién entró al país y tres meses en Adelanto, Sánchez dice que prefiere vivir en los Estados Unidos a regresar a su pueblo en Centroamérica y correr el riesgo de que las pandillas lo maten. “Aquí no sé si mañana voy a tener para comer, porque no siempre sale trabajo como jornalero, pero prefiero eso a regresar y caer en manos de las Maras”, comenta.

Cuenta que la gran necesidad económica que tiene de contribuir con los gastos en la casa de su padre lo obligó a dejar la secundaria y empezar a trabajar como jornalero. “Un día espero regresar a la escuela“, sostiene.

Las opciones para Henry

El abogado experto en migración Alex Gálvez dice que Henry Sánchez está amparado y no podrá ser arrestado de nuevo en su casa por los agentes del ICE o por represalias. “Él entró al país antes de los 18 años, y es elegible para obtener un asilo especial a víctimas de violencia menores de edad a través del Acta de Reautorización de las Víctimas de Tráfico (TVPRA).

Por esas razones, “está entre él, el juez de migración y yo como abogado el futuro de su caso”, explica.

Precisa que sólo un juez puede determinar si se queda o no en el país.”Mientras se presenta el caso de asilo, él puede estar libre, trabajar y ser un miembro de la sociedad. Vamos a conseguirle un permiso de trabajo. Todo el proceso se puede resolver entre uno y tres años”, indica.

“Él arriesgó su futuro para dar voz a las víctimas de las redadas frente al edificio de migración, y también para llamar la atención sobre los abusos de los detenidos en las prisiones de ICE.  Fue un ejemplo para muchos muchachos. Por eso hay muchas organizaciones como CHIRLA y como yo que nos involucramos para ayudarlo”, menciona.