Brasil: cómo pasar de los fracasos a sentirse fuerte, fiel a lo que marca su historia

Tras el Mundial y las copas América, el oro en los Juegos Olímpicos de Río y el cambio de DT renovaron su espíritu
Brasil: cómo pasar de los fracasos a sentirse fuerte, fiel a lo que marca su historia
Neymar alineará con la selección de Brasil ante Bolivia.
Foto: EFE

En pocos meses, el seleccionado de Brasil salió de la oscuridad para volver a lucirse orgulloso. La obtención de la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Río y el ascenso del sexto al segundo lugar de la clasificación en las eliminatorias para Rusia 2018 no hicieron olvidar el mazazo recibido en la Copa del Mundo que organizó y la eliminación en la etapa de grupos de la Copa América Centenario, pero sí ayudaron para empezar a sonreír e ilusionarse con una recuperación total. La 9a fecha de las eliminatorias encontrará hoy (a las 21.45 de la Argentina) al equipo conducido por Tite en Natal, frente a Bolivia. Hace un mes, Brasil estaba fuera de la zona de clasificación para el próximo Mundial; sin embargo, con el espíritu renovado por el cambio de DT, consiguió valiosos triunfos ante Ecuador (3-0, de visitante) y Colombia (2-1, en Manaos), llegando a 15 puntos y quedando como uno de los escoltas del líder, Uruguay (16).

Jugando en su casa por eliminatorias mundialistas, la selección verdeamarelha ostenta una marca de 49 partidos invicta, con 37 victorias y 12 empates. Con Neymar, intentará vencer al débil Bolivia, que también refrescó sus esperanzas con el cambio de técnico (asumió el argentino Guillermo Hoyos).

En su segunda convocatoria como seleccionador, Tite promovió los regresos de jugadores que habían quedado marcados por la frustración de la Copa del Mundial 2014: Thiago Silva, Oscar y Fernandinho. A Brasil se le presenta una buena oportunidad de cerrar la doble fecha de eliminatoria en lo más alto, porque luego de recibir a Bolivia, se medirá con Venezuela, el último.

Claro que Uruguay no quiere bajarse de lo más alto. Para ello no deberá subestimar a su rival de hoy, Venezuela (a las 20). En las últimas tres eliminatorias, la Vinotinto amargó al equipo celeste: en la clasificación para el Mundial 2006, los caribeños triunfaron 3-0 en el Centenario, mientras que en los desafíos para los Mundiales de 2010 y 2014, cosecharon empates 1-1.

Oscar Tabárez afirmó que si alguno de sus dirigidos menosprecia a Venezuela deberá cambiar su postura: “Si esa idea existe en la cabeza de los jugadores, tendrán que descartarla”. “Sabemos los problemas que nos ha causado Venezuela y la importancia que tienen estos tres puntos”, añadió el Maestro.

Uruguay atesora una racha de 14 encuentros sin perder jugando como local en las eliminatorias mundialistas (cayó por última vez ante la Argentina por 1-0, en octubre de 2009). Venezuela acumula siete partidos sin triunfar de visitante en eliminatorias.

El estadio Defensores del Chaco, en Asunción, será el escenario de un choque caliente, con mucho en juego. Hoy, desde las 20.30 de nuestro país, Paraguay (12 puntos) y Colombia (13) se someterán a una prueba de fuego. Un triunfo puede resultar un punto de inflexión para la proyección de ambos seleccionados hacia la clasificación. Colombia, que sólo ganó uno de los cuatro partidos que jugó de visitante en estas eliminatorias (a Bolivia por 3-2), no contará con su figura, James Rodríguez, que sufrió una molestia muscular en la pierna izquierda durante su último partido con Real Madrid y, sin embargo, el equipo cafetero lo hizo viajar para sumarse al grupo, lo que generó el enojo del club español. “Vamos a ir día a día esperando la evolución natural que va teniendo (…) El cuerpo técnico está haciendo todo lo que corresponde y de forma profesional”, expresó el DT José Pekerman, que anhela contar con el ex zurdo de Banfield, el martes próximo, frente a Uruguay, por la 10a fecha.

Quito será la sede de otro cruce trascendente. Este jueves, Ecuador y Chile se medirán con muchas necesidades. Los locales (13 puntos) salieron de la zona de clasificación directa; los dirigidos por Juan Pizzi, campeones de América, aparecen séptimos en la tabla, con 11 puntos. “Todas las selecciones vivimos con presión”, reconoció Pizzi.