Es hora de revisar sus deudas

Los intereses van a subir y lo que debe puede salirle caro
Es hora de revisar sus deudas

Si todo ocurre conforme a la práctica totalidad de las previsiones, hoy, la Reserva Federal subirá las tasas de interés por segunda vez en la última década. La última vez que las subió fue en diciembre de 2015. Será una subida leve que deje el precio del dinero a una tasa de 0.5% y 0.75% de interés, de acuerdo a lo que se espera.

Y esto ¿cómo le afecta?

Si es usted ahorrador con una cuenta en el banco, lo notará poco. Los intereses que le paga su entidad financiera por su dinero apenas serán mucho más elevados y ahora que está subiendo levemente la inflación (subida de precios) el efecto del mínimo alza puede anular la pequeña subida de los intereses. Se necesitarán una serie mayor de alzas antes de que lo perciban sus cuentas. Muchos economistas cuentan con más subidas de intereses en 2017.

Si tiene usted deuda o planes de tenerla, la cosa cambia. Y mucho. Es momento de repensar si quiere empezar a deber algo o revisar lo que debe. Estos son algunos escenarios.

  1. Tiene tarjetas de crédito con balance. En ese caso haga lo que pueda por pagarlo cuanto antes o reducirlo porque las tasas son variables y recogerán la subida en el primer o segundo ciclo de facturas. Eso encarecerá lo que debe. Greg McBride, analista financiero jefe de Bankrate.com explica que si no tiene el dinero para hacer frente a este pago trate de solicitar una tarjeta con tasa introductoria al 0% y que le cobre a bajo precio una transferencia de balance desde la que tenga con deuda impagada. “Use estas ofertas cuando pueda”, recomienda con un sentido de urgencia. Y use el tiempo que le dan, 12 o 18 meses es lo normal, para reducir esta deuda en la nueva tarjeta.
  2. Tiene una línea de crédito sobre su casa (Home Equity Loan). En este caso hay que aplicar la misma medicina. Trate de devolver cuanto antes este crédito que se le va a encarecer. McBride sugiere que se contacte a quien le ha extendido el préstamo para solicitar que se le fije la tasa de interés. No hay siempre garantía pero si no se pregunta, no se tiene respuesta.
  3. Tiene una hipoteca a tasa variable (ARM). Este tipo de préstamo para comprar casa está directamente afectado por los movimientos de la Reserva Federal, explica McBride. Y todo el mundo sabía que la única dirección posible tras años de tasas cercanas a cero es la de subida y estas ya están aquí. La deuda puede encarecerse mucho por lo que, de nuevo, es conveniente acercarse al banco y refinanciar a tasa fija si le salen las cuentas (dependiendo de cuántas mensualidades le queden por pagar). Según Bankrate.com si la Reserva Federal sube las tasas tres o cuatro veces en 2017 quien tenga una hipoteca variable puede tener una mala sorpresa. “Una hipoteca de $200,000 al 4.75% cueste unos $100 más al año que una de la misma cantidad al 4%”. Son $1,200 menos en su bolsillo.
  4. Tiene un préstamo para un carro. Es conveniente que convierta en prioridad abonar lo que debe cuanto antes. Los préstamos para comprar autos tienen una tasa que se calcula sobre todo a partir de su puntaje de crédito, ingresos y el pago inicial. Lo bueno es negociar una que no tenga muchos cambios y si ya la tiene, revise qué dice su contrato sobre la posibilidad de que la financiera que se lo otorgó pueda subir su costo.
  5.  Quiere compar una casa. La tasa fija es la que le va a dar más tranquilidad financiera en los próximos siete, 15 o 30 años de la vida de este crédito. La Reserva Federal influye solo tangencialmente y a largo plazo en lo que se cobra por este tipo de préstamo a precio fijo. Pero las tasas de las hipotecas fijas están subiendo porque su evolución está ligada a la del mercado de bonos que desde las elecciones vive en la incertidumbre de lo que el gobierno de Donald Trump va a suponer para la economía. “Hay mucha especulación”, dice McBride, que señala que puede calmarse. La rentabilidad de los bonos (que sube cuando baja su precio) ha aumentado porque muchos inversores están abandonando este mercado, conocido como renta fija,  para invertir en el de acciones (renta variable) que tanto está subiendo. Además los inversores creen que las finanzas de EEUU pueden verse afectadas por las inversiones de Trump y las rebajas fiscales que elevarán el déficit del estado, motivo por el que ahora están demandando más dinero del Tio Sam en forma de intereses por su deuda (los bonos del Tesoro). McBride recuerda que las hipotecas apenas subieron tras la subida de tasas de la Fed el pasado diciembre.
  6. Quiere refinanciar. “Ha habido una oportunidad de oro en 2016”, explica McBride. La ventana se está cerrando por las mismas razones por las que suben las tasas en las hipotecas de tasa fija. Puede ser temporal pero hay que hacer muchas cuentas para ver a quien conviene en este momento.

Dependientes de la deuda

Pocas familias no se van a ver afectadas de una manera u otra por la subida de tasas. Según la Reserva Federal los hogares tienen hoy una media de deuda en sus balances de tarjetas de crédito de $16,061 según un informe de NerdWallet que usa datos de la Reserva Federal de Nueva York y el Censo.

La deuda hipotecaria llega a los $132,529 desde los $88,063 de 202 cuando esta empresa empezó a hacer seguimiento de las cifras. En ese periodo de tiempo los ingresos apenas han aumentado un 28% y la mayoría en los últimos tiempos.