Involucran al FBI en caso del abuelo asesinado en Bakersfield

El abuelo de 73 años padecía demencia
Involucran al FBI en caso del abuelo asesinado en Bakersfield
Francisco Serna, de 73 años, fue muerto a tiros por un agente de la Policía de Bakersfield.
Foto: Cortesía/Familia Serna

El nuevo jefe de la Policía de Bakersfield (BPD, por sus siglas en inglés) ha pedido la ayuda del FBI para revisar el caso de Francisco Serna, el abuelo de 73 años que padecía demencia y que murió tras los impactos de balas de un agente.

“Confianza del público en nuestro system de justicia es critico”, dijo Lyle Martin en un comunicado el viernes, reporta el Los Angeles Times. “El departamento de Bakersfield está comprometido en hacer justicia en todos los casos y esto se cumple asegurándose que las investigaciones se hagan con cuidado e imparcialidad”.

Según LAT, Lyle Martin ha solicitado un examen de los “hechos y evidencia” que hay alrededor de la muerte de Serna para “incrementar la transparencia y confianza” en la comunidad.

El incidente ocurrió la semana pasada en el 7900 de la avenida Silver Birch, hacia las 12:30 p.m. Una vecina se encontraba descargando la compra de su vehículo frente a su casa cuando Serna, que vivía en la misma cuadra, se le acercó. La mujer se asustó porque el hombre actuaba de manera errática y mantuvo todo el tiempo la mano metida en un bolsillo de su cazadora, donde vio que sostenía un objeto oscuro que creyó que se trataba de un arma de fuego.

La vecina entró entonces a su casa y le contó a su marido lo ocurrido. Este llamó a la policía de Bakersfield y reportó erróneamente que Serna tenía, como hecho, una pistola. Cuando los agentes llegaron y estaban hablando con la pareja fuera de su domicilio, la mujer vio a Serna al otro lado de la calle y lo identificó como el sospechoso.

La pareja se metió en su casa y los agentes se pusieron a cubierto. Serna empezó entonces a caminar hacia los policías, haciendo caso omiso a sus órdenes de detenerse y mostrar su manos, que mantuvo ocultas en los bolsillos. Uno de los agentes, que participaba por primera vez en un tiroteo desde que se unió al departamento en julio de 2015, abrió fuego siete veces contra el hombre cuando se encontraba a unos 20 pies de distancia.

Serna resultó muerto en la escena. Cuando la policía registró a la víctima, el objeto que descubrieron en su bolsillo era un crucifijo de madera falsa de color oscuro. La búsqueda en la propiedad de Serna o en las cercanías del lugar tampoco encontró ninguna pistola.