Editorial: Vulnerables al fraude

Es falso creer que se puede estar 10 años en el país, y tener hijos ciudadanos, para recibir una tarjeta de residencia o un permiso de trabajos
Editorial: Vulnerables al fraude
Para obtener asilo se requieren ciertos requisitos.
Foto: Archivo / Getty Images

El arribo del gobierno de Donald Trump tiene inquietos a millones de indocumentados que se sienten bajo la amenaza de una agresiva política de deportación. El temor a ser separados de sus familias y a perder todo lo obtenido con trabajo arduo, conduce a la confusión para comprender las leyes migratorias, a la desesperación que crea falsas esperanzas y a individuos sin escrúpulos que se aprovechan de la situación para llenarse el bolsillo.

Este es el caso de las solicitudes de asilo migratorio.

Para tener éxito se debe presentar la petición dentro del año de haber llegado, si se hace después de este período es rechazado. Luego hay que demostrar que se corre peligro de muerte real en el país de origen, lo cual no es tan fácil de probarlo como se piensa.

Al ser negada la solicitud de asilo, el solicitante entra en un “proceso de deportación” en donde la persona disputará para obtener una “cancelación” que difícilmente se otorga excepto cuando hay una razón de peso, por ejemplo, una discapacidad o una condición de salud de un tercero cercano al peticionante. Si es rechazada, la deportación es inevitable.

Los muchos años que toma este proceso por la larga espera debido a la gran cantidad de casos ante los tribunales de inmigración son confundidos con algo inexistente. Es falso creer que se puede estar 10 años en el país, y tener hijos ciudadanos, para recibir una tarjeta de residencia o un permiso de trabajos.

Hay “llena papeles” y abogados que presentan falsamente el camino de la petición de asilo hasta la finalización del caso como una senda segura a la residencia. Este es un recurso que retrasa la deportación si la persona ya está identificada por las autoridades para la expulsión.

Para los indocumentados que están fuera del radar de la “migra” este proceso es calamitoso. Lo único que hace es exponer al indocumentado a una deportación segura porque él se reporta a las autoridades. Además de perder miles de dólares por un trámite que lo perjudica.

Hay abogados que dicen tener que presentar esta opción, entre otras alternativas a sus clientes. Hay gente que lo hace sin detallar el serio de fracaso ni los peligros para vender una falsa seguridad.

Hay que estar atentos. No hay que tomar decisiones apresuradas. Es bueno consultar con las organizaciones comunitarias que aconsejan gratis y con los abogados que ellas recomiendan. Evítese malas sorpresas.