¿Te vendieron un “limón”? Las leyes de California te protegen

California protege a los compradores de autos con problemas
¿Te vendieron un “limón”? Las leyes de California te protegen
Las compras de autos de segunda mano están protegidas.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

¿Alguna vez compraste un auto que sólo necesitaba “reparaciones menores”, y por un precio increíble de creer, sólo para descubrir que te vendieron un “limón”?

“Comprar un limón” significa pagar por un vehículo que, ya sea tiene un gran problema mecánico, o una serie de defectos menores, imposibles de reparar.

Afortunadamente en California existen leyes que protegen al comprador en estos casos. Gracias a la ley Tanner de protección al consumidor, el fabricante del vehículo defectuoso debe reemplazarlo, o devolver el dinero de la compra, menos la cantidad correspondiente al uso del vehículo, antes de que se encontrara el problema.

¿Quiénes califican?

Generalmente, la ley se aplica a todos los autos, nuevos y usados que fueron comprados en California y que tienen una garantía.

Para probar que el auto es efectivamente un “limón”, el consumidor debe haber intentado repararlo un número razonable de veces.

Un auto es considerado un limón cuando:

  • El dueño del vehículo intentó repararlo dos veces, sin éxito, y el manejarlo podría causarle la muerte o un serio accidente.
  • El dueño del vehículo intentó repararlo cuatro o más veces y los problemas siguen ocurriendo.
  • El auto estuvo parado por más de 30 días, incluso cuando no se trate de días consecutivos, debido a los problemas.

Según la ley estatal, el comprador tiene hasta un año y medio (18 meses), o 18,000 millas desde la fecha de la compra – cualquiera de las dos que ocurra primero- para devolver el vehículo.

Piénsalo dos veces

Comprar un auto requiere mucho dinero y nunca es una buena idea dejarse llevar por impulsos o por la presión de los vendedores.

Estos consejos podrían ayudarte.

  • Considera el consumo de gasolina. Un auto barato, pero de alto consumo de combustible, a larga puede resultar caro. Si puedes conseguir un auto híbrido o de bajo consumo de gasolina, aunque el precio sea más alto, a la larga te saldrá más económico y al mismo tiempo, estarás ayudando al medio ambiente. Para comparar el consumo de combustible de los diferentes modelos, puedes visitar: http://www.fueleconomy.gov/
  • Siempre pide que te dejen manejar el vehículo, antes de tomar una decisión. No tomes posesión del auto, hasta haber firmado todos los documentos pertinentes.
  • Si tienes que vender tu viejo auto para comprarte uno nuevo, no hagas ambas cosas en la misma operación. Para obtener un mejor trato, vende tu otro auto de manera separada, o pide que te den un estimado por escrito, antes de aceptar usarlo como parte de pago.
  • Antes de aceptar el plan de pago de una agencia de autos, investiga si te conviene más pedir un préstamo en un banco, o Credit Union local, donde los pagos o los intereses pueden ser más convenientes.
  • Investiga la agencia de autos para ver si existen quejas o advertencias de otros consumidores, en su contra. Para hacerlo, puedes visitar la oficina gubernamental Best Business Bureau: https://www.bbb.org/

No solo autos

El estado no solo protege a los compradores de autos. Según la ley de garantías Magnuson-Moss, los compradores de productos de más de $25 dólares que vienen con garantía escrita pueden reclamar al fabricante, en caso de que el producto sea defectuoso.