Colorado se suma a programa de prevención de violencia doméstica

Según el caso, la víctima recibirá ayuda, protección o alojamiento en un refugio
Colorado se suma a programa de prevención de violencia doméstica
La campaña 'Decimos no más' educa y moviliza a los padres latinos de este país a poner un alto contra la violencia doméstica y el abuso sexual.
Foto: Shutterstock

DENVER — Colorado se sumó a un pionero programa nacional que busca prevenir la violencia domestica por medio de una serie de preguntas para determinar los potenciales peligros cuando las fuerzas del orden responden a esas situaciones.

El Programa de Evaluación de Letalidad (LAP, en inglés) fue creado en 2011 por la Red de Maryland contra la Violencia Domestica (MNADV) con ayuda del Departamento de Justicia federal y posteriormente se adoptó en cientos de jurisdicciones en todo el país, incluyendo desde hoy el condado Douglas, el primero en Colorado en adoptarlo.

El programa se basa en entrenar a los policías y alguaciles (más de 400 solamente en el condado Douglas) para que, por medio de una serie de preguntas establecidas, determinen si alguien ha sido víctima de violencia doméstica y si la situación de esa persona es grave o no.

Según el caso, la víctima recibirá ayuda, protección o alojamiento en un refugio.

Al anunciar el proyecto a los medios locales, Jack Cauley, el jefe de policía de Castle Rock, la principal ciudad de Douglas, consideró que el programa es “una herramienta muy poderosa” especialmente “para salvar las vidas de las personas en alto riesgo” por las acciones de su pareja.

La evaluación de los peligros de la situación se realiza por medio de preguntas sobre amenazas previas, uso de armas de fuego, amenazas a los hijos, amenazas directas de muerte, ataques físicos, acceso a armas de fuego, e intentos de suicidio por parte del sospechoso.

Cauley ya había usado el programa cuando trabajaba como policía en Overland Park, Kansas, por lo que decidió ahora llevarlo a Colorado “para reducir el número de homicidios en el contexto de violencia doméstica”.

Hombres y mujeres de toda edad, origen y nivel social son víctimas de violencia doméstica. Las mujeres latinas se ven desproporcionadamente afectadas.

Según una encuesta de la Fundación Allstate (2014), casi dos de cada tres latinas (64 %) en Estados Unidos ha sido o será víctima de violencia intrafamiliar.

La misma fuente revela que los hispanos en general (hombres o mujeres) tienen dos veces más posibilidades de sufrir de violencia domestica que los blancos, pero a la vez tienen menos posibilidades de escapar de esa violencia porque su situación financiera de lo impide.

En 2015 (periodo más reciente con datos completos), se registraron 523 denuncias de violencia doméstica en el Condado Douglas, solamente una fracción de los 16.700 casos anuales en Colorado, incluyendo 1.018 secuestros y 25 muertes.

En todo el país se contabilizan 10 millones de denuncias al año.

La gran ventaja de LAP, dijo el jefe Cauley, es que permite que la policía le explique a las víctimas los riesgos que realmente corren.