Video: Agentes del SDPD ordenaron a un perro policial atacar a un hombre desarmado

El animal mordió a la víctima en la pierna durante más de 40 segundos sin que los policías lo detuvieran
Sigue a La Opinión en Facebook
Video: Agentes del SDPD ordenaron a un perro policial atacar a un hombre desarmado
El hombre se encontraba desnudo y bajo los efectos de las drogas, y denuncia que el ataque le ha provocado una discapacidad permanente.
Foto: NBC/Captura de pantalla

La cadena NBC4 ha compartido este jueves las imágenes de un vídeo grabado con las cámaras que los agentes de policía deben portar consigo y que muestra un brutal ataque de un perro policía a un hombre que no estaba armado.

El vídeo no se había a dado a conocer antes y ha levantado preguntas sobre cómo la policía utiliza a los K9, ya que el incidente muestra un claro uso excesivo de la fuerza.

Los hechos ocurrieron en agosto de 2015, cuando la policía respondió a un aviso por un individuo que corría desnudo y chillando por el suburbio de San Diego conocido como University City. Los agentes sospecharon que el hombre se encontraba bajo los efectos de alguna droga, lo cual él mismo confirmaría después.

Cuando la policía le indica el sospechoso que se acerque a ellos, éste se niega desafiente y entonces el agente responsable del K9 le da la orden de lanzarse a por él. El perro consigue derribarlo inmediatamente y permite a los agentes retenerlo contra el suelo. Pero el animal continúa atacando al hombre mientras este es sujeto sin que nadie lo impide.

El vídeo muestra al K9 mordiendo la pierna de la víctima durante unos 44 segundos, resultando en severas heridas. El vídeo que hemos incluido en esta nota está distorsionado debido a la violencia gráfica que muestra, pero NBC también ha compartido las imágenes sin modificar del incidente.

NBC contactó con la víctima, que prefirió permanecer en el anonimato y resultó ser un hombre de negocios de 25 años que estaba en San Diego por motivo de una convención. Ha reconocido a la cadena su parte de culpa en lo ocurrido por haber consumido LSD, pero sentencia que “nada justifica que los policías utilizaran tanta fuerza“.

La política del departamento dicta que “si es posible, se den dos avisos en voz alta y clara” antes de dejar que el K9 muerda. El agente responsable del animal implicado en este incidente no dio tales alertas, porque según declaró en el reporte policial oficial consideraba que la víctima suponía una “amenaza inmediata para los agentes” debido a que se encontraba bajo los efectos de una sustancia controlada y muy agitado.

El hombre denuncia que las heridas infligidas por el K9 le han causado una discapacidad de por vida y demandó a la ciudad de San Diego por un uso excesivo de la fuerza. En su respuesta legal, la ciudad respondió que “en todo momento, la conducta de los acusados fue razonable, legal, basada en causa probable y dentro del alcance de sus deberes oficiales”, pero llegó a un acuerdo con la víctima la semana pasada por $385,000.

El departamento de policía de Los Ángeles enfrentó una demanda en los años 90 por un incidente similar, cuando se hizo público un vídeo en el que se veía a un perro policía atacando a un sospechoso desarmado. La querella se saldó con un acuerdo de $3.6 millones.