Regresan a sus casas los evacuados por los problemas en la represa de Oroville

Unas 190,000 personas han tenido que permanecer un par de días alejadas de sus hogares por los daños que presenta la estructura
Regresan a sus casas los evacuados por los problemas en la represa de Oroville
Las autoridades se apresuran a reparar los desperfectos en la represa ante la llegada de nuevas tormentas.
Foto: Departamento de Recursos Hídricos de California

La orden de evacuación que había obligado a un estimado de 188,000 personas a abandonar sus hogares cerca de la represa de Oroville ha sido revocada este martes y los desplazados han podido regresar a sus hogares.

Aún así, el sheriff del condado de Butte Kory Honea indicó que permanece efectiva una alerta por inundación y que los residentes deben ser conscientes de que las circunstancias pueden volver a empeorar.

El daño detectado en la estructura había dejado en vilo a miles de residentes, que tuvieron que alojarse en refugios, tiendas de campaña, sus vehículos y otras opciones temporales.

Todas las escuelas de los condados de Sutter y Yuba han sido cerradas, y las de poblaciones afectadas del condado de Butte permanecerán clausuradas hasta el viernes.

Entre tanto, las autoridades se afanan en drenar el lago Oroville por más de 50 pies y reparar el daño que fue detectado en el principal aliviadero de emergencia de la represa antes de que lleguen nuevas tormentas que amenazan con descargar millones de galones de agua en la zona.

El aliviadero, donde se descubrió un boquete del tamaño de un campo de fútbol y al menos 40 pies de profundidad, está diseñado para como su propio nombre indica descargar parte del agua acumulada por la represa en caso de que los niveles suban demasiado. No había sido utilizado nunca en todos sus 48 años de historia hasta el sábado.

El agua del lago comienza a ser dirigida hacia el aliviadero cuando supera los 901 pies para evitar desbordamientos. En un esfuerzo por reducir el nivel del agua, las autoridades están drenando el lago a un ritmo de 100,000 pies cúbicos por segundo.

Y está dando resultados: la mañana del martes el nivel había sido reducido a los 887 pies y por eso se ha permitido a los vecinos regresar a sus casas.

“Nuestros equipos están trabajando a tiempo completo para intentar depositar el mayor número posible de rocas [con las que rellenar el agujero] en el aliviadero dañado antes de que llegue la próxima tormenta”, indicó Josh Janssen, portavoz de los bomberos de California.

Dicha tormenta podría llegar la noche del miércoles, según el meteorólogo de CNN Dave Hennen, y estará seguida de otras a lo largo de los días siguientes que durarán hasta el domingo.

El Gobernador de California Jerry Brown anunció el lunes que había solicitado ayuda federal, y el secretario de prensa de la Casa Blanca Sean Spicer indicó que la Administración Trump había estado en contacto con el republicano Doug LaMalfa, que representa el distrito donde se encuentra el lago de Oroville.

La que es la represa más grande de todo Estados Unidos proporciona una protección muy importante contra las inundaciones a la región y es también la reserva más grande del Proyecto Estatal de Agua (SWP, por sus siglas en inglés), el que rige todas las reservas y canales que suministran un tercio de agua potable al sur de California.