Trump aplicaría deportación “rápida” y sin pasar por un juez a personas con menos de 2 años en el país

Uno de los cambios más problemáticos delineados por el gobierno es la ampliación de expulsiones rápidas sin derecho a revisión judicial, que hasta ahora se usaba solo para los recíen llegados por la frontera y para los delincuentes.
Sigue a La Opinión en Facebook
Trump aplicaría deportación “rápida” y sin pasar por un juez a personas con menos de 2 años en el país
Según las nuevas directrices, agentes migratorios podrían dar "deportación acelerada" a quienes "no puedan probar que tienen más de 2 años en el país".
Foto: Archivo EFE

La “deportación expedita”, un proceso en el que se expulsa del país a un extranjero sin darle la oportunidad de defender su caso ante un juez, es uno de los métodos escogidos por el gobierno de Donald Trump para maximizar el daño en la comunidad inmigrante.

Supuestamente, este tipo de mecanismo se utilizaría para deportar aceleradamente a personas que no puedan probar que llevan más de 2 años en este país, pero es posible que otros caigan en la red, dijeron activistas y expertos.

Hasta ahora, el gobierno de Estados Unidos usaba este mecanismo únicamente con delincuentes convictos y con personas que no pudieran probar más de dos semanas en el país.

“Este es uno de los puntos más graves de lo que pretende hacer este gobierno con los inmigrantes”, dijo Tom Jawetz, experto en inmigración del Centro para el Progreso Americano (CAP). “Es una sorprendente expansión de deportaciones sin la posibilidad de que un juez escuche el caso”.

Los memos publicados este lunes explican cómo el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aplicarían la ley y las órdenes ejecutivas sobre inmigración que ya fueron emitidas en enero. Se trata esencialmente las directivas que van a las oficinas regionales de las agencias migratorias, para que implementen las órdenes de la Casa Blanca.

Aunque esta y otras medidas en las órdenes supuestamente deben pasar por un proceso de reglamentación, es posible que en el caso de la deportación expedita el secretario de DHS John Kelly pueda decidir aplicarla de inmediato ya que la ley se lo permite.

La intención de aumentar el uso de la deportación expedita es, supuestamente, evitar añadir  más casos al “backlog” o retraso acumulado en cortes de inmigración, pero el resultado, según expertos será un aumento rápido en deportaciones.

“Desde que este tipo de deportación se creó por ley en 1996, nunca se ha implementado totalmente”, explicó Stephen Yale-Loehr, profesor de la escuela de leyes de Cornell University y uno de los principales expertos del país en ley migratoria.

“Al parecer la intención es maximizar su uso y afectar a miles, quizá cientos de miles de personas cada año, que hasta ahora no hubieran sido deportados”, agregó el experto.

Además, agregaron, la “deportación expedita” se prestaría para violaciones a los derechos civiles, ya que no habrá un “chequeo” judicial sobre las decisiones de los agentes individuales.

El abogado y ex presidente de la Asociación Nacional de Abogados de Inmigración David Leopold, dijo que era muy probable que personas con más de dos años en el país cayeran en la red si no pueden probar rápidamente su tiempo de residencia.

“No me extrañaría que casos como uno que yo representé de una víctima de violencia doméstica terminaran deportados antes de poder probar que tienen más de dos años en este país o han sido víctimas”, dijo Leopold.

Kevin Johnson, profesor de leyes de la Universidad de California en Davis y coordinador del blog Immigration Prof Blog, dijo que el vasto uso de la “deportación expedita” generará “muchas preguntas legales sobre temas constitucionales y seguramente habrá demandas al respecto”.

¿Qué es la deportación expedita y a quien afectaría?

En la deportación expedita, el agente de inmigración es literalmente “el juez” que decide quién debe ser deportado o no. En el pasado, esto ha resultado en la deportación de personas que no son indocumentados o extranjeros delincuentes, e incluso ciudadanos.

En la deportación tradicional, un migrante puede pelear su caso ante un juez y obtener diversos tipo de alivio migratorio, y contar con tiempo para defenderse, contratar un abogado, etc.

Según los lineamientos dados a conocer este lunes en memos del Departamento de Seguridad Nacional, el actual gobierno pretende hacer uso máximo de esta herramienta creada en 1996, originalmente para expulsar a delincuentes y a personas que han cruzado recientemente la frontera en forma acelerada.

Pero a diferencia de anteriores gobiernos, que usaron la “deportación expedita” únicamente entre los recién llegados -14 días de cruzar la frontera- y dentro de las 100 millas más cercanas a las fronteras, la intención del gobierno de Trump es utilizar el mecanismo hasta lo máximo permitido por la ley (dos años)

Solo si un migrante expresa temor a regresar a su país por amenazas a su vida, y recibe del agente migratorio una entrevista de “miedo creíble” para iniciar un proceso de asilo, se puede evitar la aplicación de esta deportación rápida, dijo Jawetz.

“Es la única “válvula de escape”, dijo. “Y en el caso de los mexicanos cuyo país está al cruzar la frontera y que pueden ser deportados ipso facto, es posible que una persona sea deportada antes que pueda probar que no cae dentro de estas categorías, tiene un miedo creíble o más de dos años y familia en este país”.

Desde que se creó en 1996, la deportación acelerada (expedited removal) ha sido crecientemente utilizada en deportaciones, hasta el punto que 44% de las deportaciones formales realizadas en el año de mayor intensidad (2013) eran de este tipo. Casi 200,000 personas fueron deportadas así ese año. 

Según Yale-Loehr, esa cifra podría fácilmente duplicarse anualmente. 

Pero hasta ahora no se ha aplicado a personas con largo tiempo en el país, a menos que sean convictas de un delito.

La gran mayoría (98%) de los expulsados con la deportación expedita son Mexicanos, Guatemaltecos, Hondureños y Salvadoreños.