Kim Kardashian y Kanye West están decididos a olvidarse de los problemas

Después de haber atravesado un 2016 lleno de contratiempos, el matrimonio se ha marcado como objetivo sacar el máximo partido a los próximos meses
Kim Kardashian y Kanye West están decididos a olvidarse de los problemas
Kim y Kanye planean viajar con mayor frecuencia y disfrutar más de la vida.
Foto: Jason Merritt / Getty Images

El matrimonio formado por Kim Kardashian y Kanye West tuvo que atravesar un período lleno de complicaciones en la recta final del año 2016, ya que poco después de que la estrella televisiva sufriera un traumático atraco en la habitación de hotel donde se alojaba en París -un robo que acabó con ella amordazada y atada de pies y manos-, el rapero ingresaba en el hospital a causa del estado de agotamiento y ansiedad que le dejó su exigente gira de conciertos por Estados Unidos. Sin embargo, tras unos meses mucho más tranquilos en los que ambos se han mantenido prácticamente alejados de la vida pública, la pareja está decidida a olvidarse de una vez de los problemas para exprimir al máximo los momentos de placer que le brinda su acomodada vida.

En los últimos tiempos, Kim y Kanye se están dedicando casi por completo a sus necesidades personales, a cultivar su relación y a encontrar la estabilidad emocional. Una de las cosas que siempre les ha gustado hacer es viajar, así que están intentando sacar tiempo libre para poder planificar alguna escapada. En cualquier caso, de cara al futuro los dos quieren hacer más cosas juntos y viajar con más frecuencia”, reveló una fuente al portal E! News.

Eso sí, teniendo en cuenta lo hiperactivo de su carácter, el controvertido rapero también está dispuesto a sacar todo el provecho posible a sus días trabajando más en sus proyectos paralelos, como demostró hace unos días su mediático desfile de la Semana de la Moda de Nueva York.

“Kanye está muy feliz porque su última colección ha tenido una gran acogida y cada vez está más cómodo en el negocio de la moda. Se implica al máximo, hace todas las llamadas y toma las decisiones más relevantes. Cuando volvió a Los Ángeles después del desfile, era evidente que estaba satisfecho con el resultado, más allá de las críticas. El hecho de haber podido hacer una presentación de este tipo significa que ha cumplido su objetivo“, explicó el mismo informante.

Aunque el nuevo enfoque positivo y optimista que parece haber desarrollado Kim Kardashian ante lo que le rodea, una vez superado su dramático episodio parisino del octubre pasado, la habría llevado a considerar la idea de regresar a la capital francesa para acudir una vez más a la Semana de la Moda, su buen amigo Jonathan Cheban descartaba hace unos días, y de forma tajante, esa posibilidad.

“No creo que vaya a la Semana de la Moda de París, pero es cierto que está mucho mejor, sobre todo desde que cogieron a esos animales [en referencia a sus captores]. Hace poco yo estuve en París, y lo único en lo que podía pensar era en lo mal que lo había pasado ella”, explicaba en el programa de la televisión británica ‘Lorraine’.