Otra vez, Ramos le da al límite el triunfo al Real Madrid y lo regresa al liderato

El defensa estrella de los 'merengues' volvió a salvar los muebles en el Santiago Bernabéu
Otra vez, Ramos le da al límite el triunfo al Real Madrid y lo regresa al liderato
Sergio Ramos festeja su gol al minuto 80 de tiempo corrido frente al Betis.
Foto: J.J. Guillén / EFE

Sergio Ramos se disfrazó, por enésima ocasión, de salvador de un Real Madrid al límite en el físico y atascado ante una defensa de cinco del Real Betis, que con orden tuvo al equipo de Zinedine Zidane al límite, obligado de nuevo a remontar para volver a mandar en LaLiga Santander (2-1).

El fútbol es un estado de ánimo y hay semanas que son auténticas montañas rusas de sentimientos. La vivió el Barcelona para pasar de una gesta europea histórica a un traspié liguero en Riazor que dejaba al Real Madrid la posibilidad de volver a tomar el mando liguero. Se esperaba fiesta en el Santiago Bernabéu pero la realidad fue bien distinta.

Y eso que salió volcado, con una salida en tromba el Real Madrid. Comenzó con movilidad, todos los madridistas muy participativos en ataque. Aguantaba en pie el vendaval un Betis con las ideas claras. Defender bien era la clave. Estar juntos y lanzar ataques con velocidad buscando el peligro de Rubén Castro.

Nadie esperaba otro bajón en el rendimiento de Keylor, alejado de su versión fiable este curso, sin poder agarrarse a un nivel regular. En tres minutos pudo ser expulsado, al chocar en una salida del área con Brasanac, y se metió un gol en su propia portería. El centro atrás de Durmisi lo finalizaba Sanabria con un disparo raso, sencillo para el portero madridista, que con el cuerpo en el césped veía como se le escapaba el balón y al intentar atajarlo con el guante derecho lo empujaba dentro de su portería.

Fue un golpe inesperado que no encajó bien el Real Madrid, lento en su lectura del juego y sin encontrar soluciones para romper las líneas unidas del rival. Necesitaba el factor sorpresa y nadie lo representa mejor que Marcelo. Una de sus subidas acabó con un centro preciso a la cabeza de Cristiano. Entre tres centrales se buscó el espacio para rematar con comodidad el empate a la red.

En la reanudación se esperaba un inicio similar al del primer acto del Real Madrid. No llegó y fue el Betis el que con confianza al no pasar apuros, incluso pudo volver adelantarse. Rubén Castro disfrutaba de una doble ocasión y el Real Madrid demostraba el poco equilibrio que tiene sin la figura de Casemiro.

Entraban en escena Lucas Vázquez y Benzema. Siempre eléctrico Lucas provocaría el cambio del partido en la recta final. En el minuto 78 era derribado por Piccini, único amonestado bético, que recibió su segunda cartulina. La avalancha blanca llegaba una vez más. Obligado a la heroica ante la falta de fútbol. Cristiano controlaba mal en una clara acción para marcar y antes de lo habitual, a nueve del final, aparecía el centro de Kroos y la cabeza de Ramos para dar el triunfo al Madrid. El Betis con diez le acabó encerrando y eso no es bueno, ni aunque vuelva a estar de nuevo en el liderato. Hay que seguir trabajando.