Beneficios ocultos de tus tarjetas de crédito

Muchas tarjetas ofrecen mucho más que devoluciones y puntos de recompensa. A continuación, te indicamos cómo puedes aprovecharlo
Beneficios ocultos de tus tarjetas de crédito

Es posible que tu tarjeta de crédito tenga más para ofrecer que devoluciones o puntos de recompensa para hoteles y aerolíneas.

Con frecuencia, en la letra pequeña de tu contrato de la tarjeta de crédito, se ocultan estos beneficios adicionales que van desde garantías ampliadas hasta devoluciones de compras garantizadas, pasando por cobertura con reemplazo de teléfonos celulares.

Descifrar lo que cubre tu tarjeta de crédito es tan sencillo como llamar al número gratuito que figura al dorso de la tarjeta y preguntar, según Matt Schulz, Analista Industrial Sénior de CreditCards.com. También puedes averiguar sobre las ventajas ofrecidas buscando sobre la tarjeta en internet o leyendo el contrato que firmaste al sacar la tarjeta.

“Siempre que vayas a realizar una compra o un viaje grande, es buena idea buscar cualquier ventaja que tu tarjeta de crédito pueda tener, porque puede ahorrarte un buen dinero”, aconseja Schulz.

Algunos beneficios son más frecuentes de lo que la gente se da cuenta. En un informe reciente de CreditCards.com, se determinó que 85 de 100 tarjetas de crédito de uso frecuente ofrecen, al menos, una ventaja valiosa, de las cuales la más común es la cobertura de garantía ampliada en las compras pagadas con la tarjeta de crédito.

Para aprovechar estos beneficios de las tarjetas de crédito, es posible que tengas que entregarle un recibo al emisor de la tarjeta. Sin embargo, en ocasiones, podrías tener que superar una carrera de obstáculos para demostrar que reúnes los requisitos para el beneficio. “Cuanto mayor sea el registro en papel que puedas crear, mejor te irá”, afirma Schulz.

Beneficios de las tarjetas de crédito que uno debe buscar

Entre los beneficios más frecuentes de las tarjetas de crédito, se encuentran los siguientes:

Protección de garantía ampliada. En general, Consumer Reports no recomienda comprar una costosa garantía ampliada al adquirir un producto. Sin embargo, si viene sin costo adicional cuando utilizas tu tarjeta de crédito —por ejemplo, la tarjeta American Express Blue Cash Everyday®—, podría ser útil tenerla.

Asegúrate de pagar cualquier reparación con la misma tarjeta de crédito y de conservar todos tus recibos. Presenta el papeleo necesario ante la compañía de la tarjeta de crédito y, tarde o temprano, verás que aparece un crédito en un resumen futuro. Las tarjetas de crédito que dan garantías ampliadas no lo hacen con todos los productos que compras. Entre los artículos excluidos, pueden estar los equipos médicos y el software. Asegúrate de obtener los detalles de la cobertura antes de realizar una compra grande.

Seguridad en la compra. Más de la mitad de las tarjetas de crédito en el informe de CreditCards.com ofrecía este beneficio poco conocido, que puede resultar muy útil si uno tiende a ser torpe u olvidadizo. Con el beneficio de “seguridad en la compra”, la compañía de tu tarjeta de crédito reparará o reembolsará los artículos dañados, perdidos o robados.

Por lo general, se limita a artículos comprados dentro de los últimos 90 días, y ciertos artículos, como joyas o bienes perecederos, estarán excluidos. Una tarjeta que ofrece seguridad en la compra es la tarjeta de recompensas QuicksilverOne Capital One.

Protección del precio. Una de las cosas más frustrantes para quien busca una buena oportunidad es comprar algo, para enterarse de que rebajaron el precio unas pocas semanas más tarde. Incluso si ya quitaste las etiquetas y pasó el límite de tiempo para las devoluciones, puedes obtener los ahorros si usaste una tarjeta con protección del precio, como la tarjeta Citi® Double Cash.

Aprovechar este beneficio requiere cierto seguimiento, pero para los artículos con facturas abultadas, podría valer la pena el esfuerzo. La mayoría de los bancos tienen un tope de reembolso de $250 a $500 por artículo, con un límite anual total.

Devoluciones garantizadas. Si has intentado devolver un artículo y encontraste que el minorista ya no lo acepta, es posible que la compañía de tu tarjeta de crédito pueda sacarte del apuro. En la medida en que te encuentres dentro del período aceptable —por lo general, 90 días después de haber comprado el artículo—, tu banco te dará un reembolso, hasta un cierto límite de precio, si les envías el artículo no deseado. Una tarjeta que ofrece devoluciones garantizadas es la Discover It.

Reemplazo de teléfonos celulares. Es posible que hayas advertido que tu tarjeta de crédito puede ayudar a cubrir el costo de un nuevo teléfono celular si se daña o te lo roban. No obstante, para ese seguro, debes pagar tu cuenta mensual del teléfono celular con una tarjeta de crédito que reúna los requisitos: Wells Fargo ofrece este beneficio en muchas de sus tarjetas. En caso de robo, deberás presentar la denuncia ante la policía u otros papeles que demuestren que tu teléfono ya no está. La pérdida, sin embargo, no está incluida, por lo que si dejaste tu teléfono en un taxi, no tendrás suerte.

Seguro contra la pérdida de una conexión. Las demoras en los viajes pueden ser frustrantes y costosas, a menos que compres tu billete con una tarjeta de crédito que ofrezca un seguro contra la  pérdida de una conexión. La tarjeta Chase Sapphire, por ejemplo, ofrece este beneficio. Es posible que haya restricciones según el tipo de tarjeta: Tu viaje podría demorarse más de 12 h, por ejemplo, o requerir que pases la noche en el lugar. Pero si los cumples, tu tarjeta de crédito podría pagar los gastos relacionados, incluidos taxis, costos de hotel, comidas e incluso artículos de higiene personal.

  • Lauren Lyons Cole