Florinda Meza contó cómo la conquistó Roberto Gómez Bolaños

La actriz habló sobre su historia de amor con el creador del Chavo del 8 y se emocionó hasta las lágrimas
Sigue a La Opinión en Facebook
Florinda Meza contó cómo la conquistó Roberto Gómez Bolaños
Florinda Meza y Chespirito estuvieron 40 años juntos.
Foto: Agencia Reforma

“Roberto era un conquistador, un seductor”, dijo Florinda Meza en el programa de ‘Morfi, todos a la mesa’ con respecto a Roberto Gómez Bolaños , el hombre con quien estuvo cuarenta años y compartió el éxito de la tira mexicana Chespirito.

Emocionada, contó cómo empezó el romance entre ellos dos. Primero, ella se mantenía alejada, ante las demostraciones de galantería de él, pues Bolaños estaba casado, hasta que pudo más el amor.

“Siempre me dejaba una flor, pero cuando dejó de hacerlo, yo pensé que él ya no me quería y estaba enojado conmigo porque yo nunca le respondía nada. Pero él vino a preguntarme si yo estaba enojada y yo le dije que no, y le pregunté si él estaba enojado porque yo no le contestaba. Ahí él se dio cuenta que ya me estaba enamorando y dejó de querer conquistarme”, explicó.

Sobre su primer beso. “Estábamos de gira, después de una presentación, en un bar y charlábamos los dos. En un momento le reproché por qué si era tan bueno le hacía esas cosas a la mujer, y él me contestó que a veces quería que alguien le dé cariño, le dé un beso. Entonces yo le contesté: ´Cuando quieras un beso, bésame a mí´, y me besó y a mí me supo muy rico“.

Además, la actriz y productora explicó que Bolaños ya se encontraba muy mal en los últimos tiempos y sufría de muchos dolores debido al cáncer.

“De alguna manera llegamos a vivir nuestras últimas fechas especiales [por el aniversario de casamiento y del primer beso] Pasamos juntos el 19 de noviembre y él falleció el 28 de noviembre en 2014. Probó el champagne, nos dijimos las mismas cosas de siempre, ‘Cuando quieras un beso, bésame a mí’, y parecía que le había pedido permiso a la muerte para pasar nuestras dos últimas fechas juntos. Y sólo a él la muerte le podría haber dado tiempo”.