Los maestros necesitan más de dieciocho meses para desarrollarse profesionalmente

Después de un año de docencia en el LAUSD, fui despedido. Fuera del distrito, habiendo transcurrido más tiempo y con más orientación, recibí una nominación para Maestro del Año.

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Los maestros necesitan más de dieciocho meses para desarrollarse profesionalmente
Los maestros necesitan más de dieciocho meses para desarrollarse profesionalmente
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

Fui criado en Este de los Ángeles. Mis padres eran inmigrantes y no terminaron la escuela secundaria, y la escuela de mi vecindario era de bajo rendimiento. Ellos trabajaron mucho para enviarme a una escuela parroquial y para que me convirtiera en el primer miembro de la familia en ir a una universidad de cuatro años, pero la mayoría de los niños de mi comunidad no fueron a la universidad. Si examinan los datos demográficos de las escuelas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles, verán que hay muchos estudiantes en esa situación.

Cuando empecé a trabajar en el LAUSD, inmediatamente después de mi graduación, me entusiasmaba la idea de ayudar a la generación siguiente de niños de mi vecindario. Pero, si bien entendía la teoría de la enseñanza, me resultaba muy difícil manejar mi clase alborotada, y mis estudiantes se empeñaban en hacer las cosas aún más difíciles. Además, a pesar de mis pedidos de ayuda, no recibía la orientación que necesitaba de los directivos de la escuela. Luego, cuando todavía quedaban tres meses de mi primer año de docencia, me informaron que, debido a la falta de progreso en los resultados de las evaluaciones de mis alumnos, no renovarían mi contrato con el LAUSD.

Enterarme de que no volvería al LAUSD fue devastador. Sin embargo, yo seguía pensando que tenía potencial. Sentía que con tiempo y con la orientación correcta llegaría a ser un gran maestro. Como no me otorgaron el estatus permanente (también conocido como titularidad), no pude volver a trabajar en mi distrito. Pero me enteré de que KIPP LA, una escuela autónoma del Programa Conocimiento es Poder (KIPP, por sus siglas en inglés) de mi antiguo vecindario, estaba contratando maestros. Presenté mi solicitud e ingresé.

Con orientadores en esta nueva escuela, logré salir adelante, y lo mismo sucedió con mis alumnos. Al tener más tiempo para aprender a hacer mi trabajo correctamente, pude encontrar el ritmo adecuado en el aula. En dos años, ya era finalista para Maestro del Año de todas las escuelas del programa KIPP de Los Ángeles gracias al impacto que había producido en el rendimiento de los alumnos.

Mi historia destaca lo que es posible, pero también expone una clara debilidad en el apoyo que brindamos a nuestros educadores. Los directores del LAUSD tienen solo 18 meses para decidir si a un maestro se le otorgará la titularidad. No obstante las investigaciones demuestran que la mayoría de los maestros mejoran considerablemente después de tres a cinco años, y muchos siguen creciendo aún después.

Con la escasez de docentes en California, no podemos permitirnos perder estas oportunidades. Al darles más tiempo a los administradores para evaluar el crecimiento de sus maestros, y a los maestros para verdaderamente perfeccionarse, podemos dar espacio a grandes maestros, y en las comunidades que más los necesitan.

Ustedes pueden ayudar a lograrlo. La asambleísta Shirley Weber se ha unido a los docentes para elaborar una legislación que dará origen a un sistema de titularidad más eficaz. Pídanles a sus representantes estatales que se pongan del lado de los educadores y apoyen la Ley para el Éxito de Maestros y Estudiantes.

Steven Almazan es estudiante de la Maestría en Política Pública en UC Berkeley Goldman School of Public Policy y actualmente se desempeña como consultor de datos en KIPP Bay Area Schools y como pasante en Asuntos políticos de la Alcaldía de Oakland. Steven fue docente del LAUSD y docente de educación especial de las escuelas del programa KIPP LA, y es miembro de Educators for Excellence-Los Angeles.

Te recomendamos