Una madre creía que la vida de su hijo estaba en peligro, pero la realidad fue una demasiado cruel

Un hombre de Santa Ana falsificó su secuestro, todo con tal de sacarle $300 a su propia madre, dicen las autoridades
Una madre creía que la vida de su hijo estaba en peligro, pero la realidad fue una demasiado cruel

El primer mensaje de texto que recibió una madre de Santa Ana leía que su hijo, Robert Nuñez, estaba muerto.

Pero fueron los mensajes subsiguientes que motivaron el inicio de una investigación policial, la cual finalmente condujo al arresto del propio hijo de esta mujer, quien, a decir de la Policía de Santa Ana (SAPD), fingió su propio secuestro con tal de conseguir $300 dólares.

La madre de Núñez se puso en contacto con la policía el domingo 16 de abril, cuando no había escuchado de su hijo durante varios días y después de recibir un mensaje de texto diciendo que su hijo estaba muerto, informó el SAPD.

Ese día se introdujo un reporte de personas desaparecidas con la foto de Nuñez.

Días después, la madre regresó a la policía con nueva información: el número desconocido la había contactado de nuevo para asegurarle que Nuñez no estaba muerto, pero si no pagaba, sí lo estaría.

¿El rescate? $300 dólares.

También recibió una foto que mostraba las armas que se usarían para herirlo y torturarlo, incluyendo una sierra.

Fue entonces que los investigadores hicieron a un lado sus casos pendientes de homicidios para tratar de rescatar a Núñez, quien se creía estar bajo peligro de ser asesinado, aseguró el portavoz de la agencia Anthony Bertagna al O.C. Register.

El lunes, en el curso de su investigación, las autoridades rastrearon a Núñez hasta la ciudad de Anaheim, donde encontraron a él y otro hombre dentro de un coche.

Los hombres fueron interrogados y se determinó que Núñez era el autor de los textos enviados a su madre; que él era el responsable de armar el complot de rehén falso con tal de obtener dinero; y que su vida, en efectivo, no estaba en peligro.

La otra persona que se encontraba en el coche con él no estaba involucrada en el complot, aseguró la policía.

Bertagna dijo que este tipo de crimen se está convirtiendo en una tendencia creciente en todo el país y que éste es el tercer caso similar de falsas situaciones de rehenes que ocurren tan solo este mes en Santa Ana.  Los otros dos involucraron a jóvenes que conscientemente estaban involucrados en la extorsión de sus familiares.

Aparte de las familias angustiadas, los casos también sientan peso en los investigadores involucrados, dijo Bertagna.

“La unidad de homicidios tuvo que detener sus investigaciones abiertas —tres casos de homicidio- por una semana para ayudar a esta persona que supuestamente sería amenazada”, dijo Bertagna.

Núñez, de 31 años, está detenido bajo sospecha de intento de extorsión, bajo fianza de $20,000 dólares y se espera que comparezca ante el tribunal el miércoles 19 de abril.

Según el O.C. Register, Núñez tuvo problemas con las drogas y que vivía en la calle, pero que su madre trató de ayudarlo.