Una niña acusa a su familiar de abusar de ella, pero su familia no le cree

Amador Estrada es acusado de abusar de tres de sus parientes, pero la defensa alega que todas mienten
Una niña acusa a su familiar de abusar de ella, pero su familia no le cree
Foto: Archivo / Shutterstock

Un hombre de 48 años ha sido acusado de agredir sexualmente a tres menores de edad de su familia, incluyendo a una niña cuando tenía entre 7 y 9 años de edad, en Fullerton.

Amador Estrada fue arrestado en febrero del año pasado y este martes, en lo que continua su juicio, enfrenta tres cargos de actos lascivos con un niña menor de 14 años. También se enfrenta a una acusación de aumento de penas para múltiples víctimas.

Los supuestos abusos habrían ocurrido entre octubre de 2009 y junio de 2012.

Los abusos salieron a la luz cuando la acusadora más joven habló sobre el acontecimiento con compañeros en su escuela primaria, dijo la Fiscalía del distrito del condado de Orange, durante el juicio el martes.

Según la querella, la niña había mencionado a otros miembros de la familia sobre los abusos, pero no le creyeron. Cuando un amigo de la niña le dijo a su madre, el director de su escuela fue llamado y ella alertó a la policía.

En varias ocasiones, la niña pasó la noche en la casas del acusado durmiendo a poca distancia de él. A veces se quejaba a sus parientes diciendo “me tocó y no me gusta que me toque”, para que estos la dejaran dormir en otra habitación.

No obstante, los padres de la menor, a decir de la fiscalía, creen que la menor está mintiendo, por lo que han decidido ayudar el lado de la defensa.

La menor cambió el relato de los hechos cuando fue entrevistada por trabajadores sexuales, pero según la procuraduría, esto pudo haber ocurrido porque sus padres le prohibieron jugar con su prima, a quien considera ser su mejor amiga.

Después de que la policía empezó a investigar las acusaciones, otras menores de la familia informaron que el hombre se había comportado de manera inapropiada y denunciaron incidentes de abuso sexual.

Una niña acusó a Estrada de “lamerse los labios” mientras éste observaba sus partes íntimas.

Otra niña, de 9 o 10 años al momento de la supuesta agresión, él la agarró una vez y se montó encima de ella hasta que su pene quedara erecto. Esta niña a veces optaba por no cenar para no tener que pasar por su habitación al dirigirse a la cocina, pues tenía miedo de que él la agarrara y abusara de ella nuevamente.

La defensa mantiene que la menor miente para obtener regalos. Según el abogado de Estrada, una amiga de la menor le contó que porque fue víctima de abuso sexual sus padres le regalaron un teléfono celular.

Agregó que las otras dos niñas mienten en su acusación para defender a la más pequeña.

?>