Kelly y Sessions se comprometen a enjuiciar a los padres que pagan “coyotes”

La medida intenta reducir el número de menores de edad que cruzan la frontera cada año

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Kelly y Sessions se comprometen a enjuiciar a los padres que pagan “coyotes”
El fiscal general, Jeff Sessions (izq.), habla junto al secretario de Seguridad Nacional, John Kelly (dcha.), durante una rueda de prensa celebrada en El Paso (Texas)
Foto: Luis Pablo Hernández / EFE

El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, y el fiscal general, Jeff Sessions, se comprometieron  a enjuiciar a los padres que paguen a “coyotes” (traficantes de personas) para que ayuden a sus hijos a cruzar la frontera con México y llegar a Estados Unidos.

El Gobierno ya había incluido esta provisión en un memorando publicado en febrero por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), pero ayer Kelly y Sessions prometieron implementarla en una rueda de prensa en El Paso (Texas), durante su primera visita juntos a la frontera con México.

“Continuaremos ampliando nuestro enfoque para detener la inmigración ilegal. Eso incluye nuestro enfoque de procesar a cualquiera que pague a traficantes para traer personas al país, especialmente aquellos que trafican con niños”, dijo hoy Kelly en su intervención ante la prensa.

“Las personas que cruzan ilegalmente nuestras fronteras no respetan las leyes de nuestra nación. Queremos sacar a los que violan la ley de nuestras calles y de nuestro país, por el bien de nuestras comunidades”, añadió.

De esa forma, Kelly y Sessions, los dos miembros del Gobierno con mayores competencias en política migratoria, reiteraron su propósito de hacer cumplir las órdenes ejecutivas firmadas por el presidente, Donald Trump, para acabar con la inmigración irregular y el narcotráfico, dos fenómenos que equiparan.

En respuesta a preguntas de la prensa, Kelly consideró que es “absolutamente esencial” seguir con la idea de construir un muro en la frontera con México para frenar al inmigración irregular, a pesar de que las detenciones de inmigrantes en la frontera han descendido en los últimos meses.

En marzo de 2017, la patrulla fronteriza detuvo a 16.600 personas, lo que supone un descenso del 30% con respeto a febrero de este año y una bajada del 64% con respecto al marzo del año pasado.

“Necesitamos continuar con esta iniciativa, pero el objetivo real es trabajar con el sur, con los países de Centroamérica, con México y también con Colombia, son grandes socios con los que trabajar”, expuso Kelly, un general retirado que llegó a conocer bien Latinoamérica durante su tiempo en el Comando Sur (2012-2016).

Kelly recordó que, por orden de Trump, el Gobierno ha acabado con la política conocida como “catch and release” (atrapar y liberar), que permitía a la patrulla fronteriza liberar a los inmigrantes que no consideraban un peligro mientras esperaban una audiencia con un juez de inmigración.

Con la nueva política, los inmigrantes son detenidos y pasan a centros de detención, donde esperan que un juez migratorio evalúe su caso para ver si pueden quedarse en Estados Unidos.

“Bajo las leyes de nuestra nación, los inmigrantes reciben una decisión de un juez de inmigración. Históricamente, se trata de un proceso lento que ya acumula retrasos y que hace que los centros de detención estén saturados y que haya largas filas para acceder a la Justicia”, reconoció Kelly.

Por ello, dijo Kelly, el Departamento de Seguridad Nacional trabajará para “expandir” los centros de detención y procesar los casos migratorios tan cerca de la frontera sur “como sea posible”.

El Departamento de Seguridad Nacional quiere expulsar a México a los inmigrantes indocumentados de cualquier nacionalidad para que tramiten sus peticiones de asilo desde territorio mexicano, una idea a la que se ha opuesto frontalmente el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Además, según dijo Sessions, el Departamento de Justicia ya ha enviado 25 nuevos jueces de inmigración a los centros de detención de inmigrantes y espera aumentar esa cifra a 50 más durante el resto del año y 75 más en 2018.

Durante su visita, Sessions y Kelly se reunieron con agentes de diferentes unidades policiales, como la división en El Paso de la Agencia Antidrogas (DEA).

Mientras Sessions y Kelly efectuaban sus visitas, un grupo de manifestantes marchó por las calles de El Paso para rechazar las políticas del Gobierno de Trump con pancartas y camisetas que mostraban diferentes mensajes, como: “yo estoy de lado de los inmigrantes y los refugiados”.

Hoy Sessions y Kelly estarán en San Diego (California) para evaluar las operaciones de seguridad fronteriza junto al senador republicano por Wisconsin Ron Johnson, quien preside el comité de Seguridad Nacional de la Cámara Alta

Te recomendamos