La mayoría de miembros de la MS-13 arrestados en LA son indocumentados

Pero aseguró el jefe Charlie Beck que los arrestos son por su involucramiento en actividades pandilleriles, no por su estatus migratorio
La mayoría de miembros de la MS-13 arrestados en LA son indocumentados
El 17 de mayo de 2017 se efectuaron 22 arrestos de supuestos pandilleros de la Mara Salvatrucha.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Funcionarios de Migración señalaron el miércoles un fuerte salto en las detenciones durante los primeros 100 días del presidente Donald Trump, citando recientes capturas en Texas y Nueva York de miembros de afamada pandilla Mara Salvatrucha, o MS-13, como ejemplos de criminales peligrosos detenidos desde febrero.

Pero en Los Ángeles, el miércoles, cuando altos funcionarios encargados de hacer cumplir la ley anunciaron el arresto de cerca de dos docenas de supuestos miembros de la MS-13, el jefe policial de la ciudad dejó claro que el estatus migratorio de estos individuos no fue motivo por el arresto.

Charlie Beck, mandatario de la Policía de Los Ángeles (LAPD) dijo que la banda criminal está “en gran parte conformada por inmigrantes ilegales”, pero añadió: “No se trata de sus estatus migratorio. Se trata de su estado criminal”.

Beck dijo que muchos de los testigos y víctimas que cooperaron en la captura de los 22 sospechosos el pasado 17 de mayo eran inmigrantes indocumentados. En la redada participaron elementos de la Agencia por el Control de Armas, Tabaco, Alcohol y Armas (ATF) y el FBI. Aseguró Beck que los testigos que asistieron en la investigación de dos años de duración —que ha resultado en el arresto de un total de 44 individuos- han sido víctimas de miembros de esta pandilla que originó en las calles de Los Ángeles.

“Los extorsionan. Les roban. Los violan. Ellos los asesinan. Sin su cooperación como testigos, sin su cooperación como víctimas, nada de esto sería posible“, dijo Beck sobre las detenciones, y destacó la importancia de hacer a un lado la cuestión migratoria en toda tipo de indagación criminal.

Tales comentarios del jefe de policía destacan una fuerte división entre funcionarios federales y algunos funcionarios locales encargados de hacer cumplir la ley sobre el grado en el que las agencias locales deberían participar en la aplicación de la política federal migratoria.

Justo el miércoles se difundieron cifras sobre los arrestos de inmigrantes en el país desde enero hasta finales de abril, un aumento del 38% en comparación con el año pasado cuando Barack Obama aún estaba al frente de la Casa Blanca. Las deportaciones no obstante han reducido, esto debido al retraso en juicios migratorios.

En muchos casos, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) ha destacado la detención de criminales afiliados con la Mara Salvatrucha, destacando que con tal de atrapar a todos y cerciorar la seguridad de las comunidades, especialmente en Los Ángeles donde más presencia tienen los miembros de la ganga, se debe permitir el trabajo en conjunto con agencias locales.

Pero este pedido va en directo contraste con la Orden Especial 40 que estableció el LAPD hace 40 años, la cual dicta que los agentes policiales no pueden cuestionar el estatus migratorio de una persona, ni puedes aprehender a una persona indocumentada por este solo hechos.

Beck dijo que las políticas de LAPD, y las de otras agencias, no requieren que agentes cuestionen el estatus migratorio cuando testigos y víctimas son interrogados por los policías.

Los funcionarios han argumentado que hacerlo reduciría la confianza entre la policía y la comunidad.