Líder pandillero del sur de Los Ángeles pasará casi 22 años tras las rejas

Entre otros cargos, Tyrine '' Lil ' c-Bone '' Martínez se declaró culpable de venta de cocaína crack cerca de una escuela primaria

Guía de Regalos

Líder pandillero del sur de Los Ángeles pasará casi 22 años tras las rejas
Grafiti de pandillas en el área de Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Por dos décadas, las autoridades dicen que Tyrine “Lil’ c-Bone” Martínez propagó la violencia en el sur de Los Ángeles.

Como líder de la pandilla Broadway Gangster Crips, estaba directa e indirectamente relacionado con asesinatos, robos, extorsiones, posesión de armas y tráfico de drogas cerca del centro de la ciudad.

Ahora Martínez, de 36 años, pagará por su pasado delictivo.

Un juez lo condenó este lunes a pasar 22 años tras las rejas en prisión federal.

El juez de distrito, James Otero, también ordenó a Martínez, residente de los Ángeles, a pasar 10 años en libertad condicional tras cumplir su condena.

Martínez se declaró culpable el año pasado a los cargos federales de conspiración, conspirar para cometer asesinato, conspirar para traficar cocaína crack, posesión ilegal de un arma de fuego y la venta de cocaína crack cerca de una escuela primaria, de acuerdo con la Fiscalía.

Martínez fue una de 72 personas acusadas en un crimen federal contra organizaciones delictivas y corruptas, acusación que pesa sobre los pandilleros de Broadway Gangster Crips, una pandilla callejera que reclama territorio en el sur de los Ángeles.

Otros acusados clave nombrados en la acusación de 213 páginas también se declararon culpables.

Tracy ”Woody” Harris, de 52 años y residente de Inglewood, se declaró culpable de conspiración, conspirar para vender metanfetamina después de haber sido condenado por un delito previo de drogas y vender metanfetaminas cerca de las escuelas. Fue condenado a 15 años en prisión federal.

Roosevelt ”Tutu” Sumpter, de 44 años y residente de los Ángeles, se declaró culpable de conspirar para distribuir cocaína crack, poseer un arma ilegalmente y la venta de cocaína crack cerca de las escuelas. Actualmente está sirviendo 20 años.

En su acuerdo de culpabilidad, Martínez admitió ser un líder de Gremlin Riderz, una “clica” de la pandilla que sirven como sicarios y cuyos miembros llevaban tatuajes de la película ”Gremlins” de 1984.

Otero dijo que los Broadway Gangster Crips eran ” bien conocidos por el Tribunal ” por alentar a miembros más jóvenes a participar en la violencia contra rivales y miembros insubordinados.

Martínez también admitió que conspiró con otro pandillero de Broadway para asesinar a un miembro de la pandilla que había proporcionado información a las autoridades sobre un tiroteo en 2012 donde murió un adolescente desarmado sin ninguna afiliación de pandillas e hirió a otros tres, incluyendo una niña de 10 años.

Cuando ocurrió ese tiroteo al que se declaró culpable, Martínez estaba en libertad condicional en cuatro casos separados.

El juez también mencionó que mientras estaba bajo custodia, Martínez sostuvo una reunión telefónica vigilada con otros miembros de los Gremlin Riderz y discutió las ventas de armas y “disciplinar” a los miembros que habían violado las reglas de la pandilla.

”Lamento lo que le haya pasado a quien sea”, dijo Martínez cuando se le dio la oportunidad de hacer una declaración ante la corte.

En su argumento fallido por la sentencia mínima obligatoria de 15 años, el abogado defensor Stephen G. Frye dijo que los parientes de su cliente habían cofundado la pandilla.

”Él nació literalmente en las pandillas”, dijo Frye. “Cuando tenía 2 años, lo vestían con ropa de pandillas. El no tenía control sobre eso”.

La pandilla, que se formó en la década de 1970, se convirtió en una empresa criminal violenta que realiza reuniones periódicas, promueve un estricto conjunto de reglas y emite castigos, incluyendo la muerte, contra quienes colaboran con la ley, de acuerdo a los documentos de la corte.

Aparte de cometer delitos en su territorio – al este de la autopista Harbor – la pandilla vendía drogas cerca de Skid Row en el centro de Los Ángeles, de acuerdo con la acusación, que dice que el área ”es deseable para la pandilla porque está cerca de Skid Row, donde hay una gran base de clientes vulnerables de drogadictos y personas mentalmente enfermas”.

La investigación sobre la pandilla, que se llamó operación Gremlin Riderz, fue realizada por el Buro Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Policía de Los Ángeles bajo los auspicios del FBI.