El índice de delincuencia se ha estabilizado en LA, según el jefe de policía Charlie Beck

La delincuencia en la ciudad de Los Ángeles crece menos del 1% en la primera mitad de 2017

Guía de Regalos

El índice de delincuencia se ha estabilizado en LA, según el jefe de policía Charlie Beck
Jefe de la Policía de Los Ángeles, Charlie Beck.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

En lo que llevamos de 2017, el índice de criminalidad en Los Ángeles se ha mantenido muy similar al de la primera mitad de 2016, creciendo menos del 1%; cifras “optimistas”, según el jefe del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD), Charlie Beck, en comparación con el repunte del 6.6% de mitad de 2016 y el aumento del 12.7% registrado el año anterior.

Beck dio a conocer estos datos el jueves en la reunión semanal que mantiene con sus jefes civiles en la Comisión de Policía. Según él, esta mejora se debe a factores tan diversos como haber destinado más recursos a combatir los delitos violentos; haber mejorado la actuación policial preventiva para frenar los crímenes contra la propiedad; haberse adaptado a los cambios legislativos y haber mantenido un “enfoque implacable” contra el crimen desde el Departamento de Policía.

Beck también dijo que tiene esperanzas en que para el final de año descienda el nivel de crimen en la ciudad. Si así sucede, esta será su primera caída desde 2014. “Soy cautelosamente optimista”, dijo Beck en la reunión, “pero ya veremos”.

Los homicidios también han aumentado un 2% en estos seis meses, lo que Beck atribuyó al repunte de un 2.4% en los asesinatos vinculados a pandillas. También se han incrementado en un 4% las víctimas de armas de fuego en la ciudad, mientras que los robos agravados se han mantenido a un nivel constante.

Beck aseguró que los esfuerzos del Departamento en combatir los crímenes violentos, en parte mediante el traslado de agentes de la División Metropolitana a los barrios más afectados por la delincuencia, han sido garantía de su éxito y lo que les ha dado esa estabilidad.

MAYOR PRESENCIA EN LAS CALLES

El alcalde Eric Garcetti, quien tuvo que enfrentarse al primer aumento de la violencia en la ciudad tras una década de descensos, anunció en 2015 que el LAPD duplicaría el tamaño de su división metropolitana de élite. Y así lo hizo. El LAPD inundó los puntos críticos de la ciudad con agentes, concentrándose en aquellas áreas donde existían pandillas activas o donde la violencia había repuntado.

“Al igual que cualquier cosa en la vida, es la aplicación constante de las cosas en las que crees las que funcionan”, dijo Beck en la reunión, “a veces son más eficaces que otras, pero con el tiempo, siempre tendrán éxito”.

Sin embargo, el presidente del sindicato que representa a los agentes de la entidad declaró que los crímenes violentos son significativamente superiores a los registrados en 2013. La estabilidad “no es nada por lo que animarse demasiado”, dijo Craig Lally, miembro de la Liga Protectora de la Policía de Los Ángeles.