Trump nombra a John Kelly nuevo jefe de Gabinete tras renuncia de Reince Priebus

Pese a las circunstancias en que Priebus deja el cargo, asegura que "siempre será fan" de Trump.
Trump nombra a John Kelly nuevo jefe de Gabinete tras renuncia de Reince Priebus
El Presidente Trump despidió a su Jefe de Gabinete Reince Priebus (a la izquierda), sustituyéndolo por el Secretario de Seguridad nacional John Kelly (en la foto al centro), junto a la Secretaria de Transporte Elaine Chao.
Foto: Win McNamee / Getty Images

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump nombró este viernes al secretario de Seguridad Nacional,  John Kelly, como su nuevo jefe de Gabinete en reemplazo del atribulado Reince Priebus, quien renunció al cargo tras seis meses de caos y pugnas entre distintos bandos en la Casa Blanca.

“Reince es un buen hombre. John Kelly hará un trabajo fantástico. El general Kelly ha sido una estrella, ha hecho hasta ahora un trabajo increíble, respetado por todos”, dijo Trump en Twitter.

Poco antes, en un discurso en Long Island para exigir un mayor combate contra la “MS-13” y otras pandillas, Trump había calificado a Kelly como una “verdadera estrella” de su gobierno, mensaje que repitió en su tuiteo.

Diversos informes de prensa indicaron que Trump había despedido a Priebus, algo que el mandatario no desmintió de inmediato.

Más adelante, en declaraciones a CNN, Priebus dijo que no fue despedido, que fue él quien presentó su renuncia y Trump la aceptó porque “el presidente quería seguir en una dirección distinta”.

Sin embargo, aseguró que “siempre” será un fan de Trump y que trabajará en el proceso de transición con Kelly, e insistió en que no hay “mala voluntad” entre ambos.

Kelly, un general de cuatro estrellas jubilado de los Marines, dijo en un comunicado que será un “honor” prestar servicio como jefe de Gabinete, elogió al personal del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) como un grupo de profesionales comprometidos y “patrióticos”, y aseguró que éstos continuarán su “labor excepcional”.

El comunicado no precisa su visión en el nuevo cargo, anunciado sorpresivamente por Trump.

Frank Sharry, director ejecutivo de “America´s Voice” dijo que, aunque Kelly se ha presentado como una figura razonable, sus acciones en la aplicación de las leyes migratorias han demostrado lo contrario, al punto de ser un “buen soldado en la cruzada” de Steve Bannon, el principal asesor político de ultraderecha de Trump.

Por ello, Sharry puso en duda que Kelly pueda lograr en la Casa Blanca nadie más ha podido, para “imponer el orden en el caos del Ala Oeste” de la mansión presidencial, cuestionar algunas decisiones de Trump, o frenar su “tuiteo enloquecedor”.
Pero grupos como United We Dream expresaron confianza en que Kelly pueda influir en la toma de decisiones de Trump y proteja a los beneficiarios de “DACA” y el “TPS”, que ahora corren peligro.

Priebus, antiguo presidente del Comité Nacional Republicano (RNC) desde 2011, no solo no pudo mantener el control de los vaivenes de la Casa Blanca sino que tampoco pudo ganarse de la confianza de Trump, quien siempre ha sospechado del “establishment” político en Washington.

Desde el inicio de su presidencia, Trump había sugerido tanto en privado como en público su descontento con la gestión de Priebus, y su presunta falta de lealtad, tomando en cuenta que éste tardó en apoyar su candidatura presidencial.

El portavoz del DHS, David Lapan, precisó hoy que Kelly permanecerá en su cargo hasta el lunes próximo y posteriormente Elaine Duke asumirá el cargo de forma interina.

El nombramiento de Kelly a un puesto de gran relevancia política pone fin a varios días de turbulencia en la Casa Blanca, en los que Priebus se había convertido en uno de los blancos de los ataques del nuevo director de comunicaciones de la mansión presidencial, Anthony Scaramucci.

Priebus se opuso al nombramiento de Scaramucci, un financiero de Wall Street sin ninguna experiencia política, al igual que lo hizo su aliado y portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien renunció al cargo en señal de protesta el viernes pasado.

Scaramucci anunció que Sarah Huckabee Sanders reemplazaría a Spicer, pero el drama de la disfunción de la Casa Blanca seguía aireándose de forma muy pública.

Sanders dijo esta tarde a los periodistas que Scaramucci no tuvo nada que ver con la salida de Priebus, ya que éste comenzó a discutir un cambio con Trump “hace alrededor de dos semanas”.

Pero no era secreto que había fuertes tensiones entre ambos, al punto que Scaramucci llegó a referirse con Priebus mucha crudeza durante una entrevista con la revista “The New Yorker”.

Scaramucci lo acusó de ser una fuente de filtraciones de datos confidenciales de la Casa Blanca, y en  una entrevista con CNN había descrito su relación con Priebus como la de los hermanos Cain y Abel de la Biblia, que termina de forma trágica.