Empleadores acuden a ICE para intimidar a trabajadores por quejarse de robo de salario

Agentes de ICE se presentaron a procedimientos de disputas laborales en Santa Ana y Van Nuys

Delatar el estatus migratorio de un trabajador como represalia es ilegal en California.
Delatar el estatus migratorio de un trabajador como represalia es ilegal en California.
Foto: John Moore / Getty Images

En California existen 18 oficinas a las cuales los trabajadores pueden acudir si sus empleadores les pagan menos del salario mínimo—sin importar su estatus migratorio.

Estas oficinas están bajo la jurisdicción de la comisionada de trabajo, Julie Su. Desde que el presidente Trump tomó protesta, agentes de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) se han presentado en dos casos de disputas laborales en estas oficinas, con fin de detener a trabajadores indocumentados.

Funcionarios estatales, incluida la comisionada Su, creen que la presencia de ICE en procedimientos en Santa Ana y Van Nuys fue una represalia por parte de los empleadores acusados de robo de salario.

Incluso, informó la comisionada a Los Angeles Times, en enero, ICE contactó a un funcionario del estado, pidiendo detalles sobre disputas laborales en varios sitios de construcción a lo largo de Los Ángeles.

Por ello, la comisionada instruyó a sus representantes a negarles el paso de manera explícita a cualquier agente de ICE que se presente a una de sus oficinas con la intención de detener a una persona indocumentada. Si se niegan a abandonar las instalaciones, sus representantes deben exigir una orden de registro firmada por un juez.

La presencia de ICE en las oficinas de la comisionada de trabajo, explicó Su, afecta la disposición de los trabajadores a denunciar violaciones laborales.

Su también señaló que la hora de los procedimientos en cuestión jamás fue hecho pública. En general, los trabajadores y los empleadores son los únicos que están al tanto de las citas. Por ello, Su cree que los empleadores involucrados en los casos de Santa Ana y Van Nuys delataron el estatus migratorio de sus trabajadores a ICE. Tomar represalias de esta forma, enfatizó la comisionada, es ilegal en California.

En Van Nuys, el trabajador que presentó una demanda por robo de salario no volvió a la oficina el día que se presentó el agente de ICE. En Santa Ana, sin embargo, el trabajador reportó la represalia, y el estado ahora está investigando el caso.

La comisionada Su no proporcionó los nombres de los involucrados en ambos casos, pero sí señaló que 58 trabajadores han reportado amenazas relacionadas con su estatus migratorio en lo que lleva este año, en comparación a 14 en 2016.