Demócratas se apoyarán en Obama para ganar elecciones y avanzar causas progresistas

La popularidad de Obama puede fortalecer a los demócratas en las próximas elecciones

Guía de Regalos

Demócratas se apoyarán en Obama para ganar elecciones y avanzar causas progresistas
El expresidente Obama durante un evento en Chicago.
Foto: Scott Olson/Getty Images

WASHINGTON.- Aprovechando su alta popularidad e influencia, el expresidente Barack Obama piensa retornar al escenario nacional en otoño próximo, aunque sus asesores aún calibran su nivel de participación y visibilidad dentro del Partido Demócrata, para no darle “carnada” a su sucesor, Donald Trump.

Obama ha reaparecido en palestra nacional en ocasiones para opinar sobre temas de envergadura nacional. En semanas recientes, emitió un mensaje de defensa sobre “Obamacare” y, más recientemente, otro sobre las elecciones en Kenia, el país donde nació su padre.

En las redes sociales, el anuncio fue recibido con aplausos entre grupos progresistas y con burlas por parte de grupos partidarios de Trump.

Aún no hay detalles, pero sus asesores elaboran un plan que determinará el alcance de la participación política de Obama a partir de otoño próximo para ayudar al Partido Demócrata a reinventarse, según informó el diario legislativo “The Hill”.

No se descarta que Obama aproveche su carisma y su alta popularidad –que ronda el 63%, según la encuestadora Gallup- para ayudar a recabar fondos para el partido, como lo ha hecho en ocasiones desde que concluyó su mandato en enero pasado.

En junio pasado, los republicanos ya habían recaudado $13,5 millones, en comparación con los $5,5 millones de los demócratas, según cifras oficiales.

De hecho, la oficina de Obama ha dicho que apoyará activamente la campaña del demócrata Ralph Northam para gobernador de Virginia, un puesto que también ocupa un demócrata, y las campañas de otros candidatos del partido.

El reto para Obama y los demócratas, claro está, es que el exmandatario debe encontrar la fórmula para ayudar a los demócratas a ganar terreno entre los votantes sin ponerse la diana y convertirse en blanco de Trump y los republicanos, según observadores.

Es que, ante la impopularidad de Trump y su continuo goteo de controversias, los demócratas querrán evitar que el mandatario lo utilice como arma política para estabilizar a la base conservadora.

En declaraciones a este diario, Francisco Pelayo, un portavoz del Comité Nacional Demócrata  (DNC) evadió adelantar detalles pero dijo que el partido valora la participación de Obama.

“Agradecemos que el (ex)presidente Obama ayudará al partido a elegir a una nueva generación de líderes que avanzarán cambios progresistas”, dijo Pelayo.

En la actualidad, la maquinaria política centra sus energías en tratar de recuperar el control de al menos una de las dos cámaras del Congreso. Sólo necesitan 24 escaños netos para recuperar la Cámara de Representantes.

Desde que llegó al poder, Trump ha tomado medidas para replegar buena parte de las regulaciones y políticas de Obama, e insiste en anular “Obamacare” porque fue una de sus promesas electorales.

Obama, en general, ha guardado silencio frente a los ataques y las decisiones de Trump en materia nacional e internacional.

Pero, de cara a las elecciones legislativas de 2018 y las presidenciales de 2020,  los demócratas necesitarán afilar su estrategia y aprovechar al máximo el creciente desencanto de los votantes con la gestión de Trump, según analistas.