Jay Z tuvo un encuentro con Amy Winehouse poco antes de su muerte

El esposo de Beyoncé recuerda el encuentro entre el y la fallecida cantante
Jay Z tuvo un encuentro con Amy Winehouse poco antes de su muerte
Amy Winehouse y Jay-Z
Foto: Getty Images

El rapero Jay Z nunca se había pronunciado públicamente, hasta ahora, sobre el breve pero significativo encuentro que protagonizó con la malograda Amy Winehouse en los meses inmediatamente anteriores a la muerte de la intérprete, quien sucumbió a sus problemas con el alcohol y las drogas en julio de 2011.

De esos escasos minutos que compartieron en el bar de un exclusivo hotel de Nueva York -como ha desvelado ahora el artista- el también marido de Beyoncé destaca fundamentalmente el aspecto deteriorado que ya presentaba por entonces la diva del soul y, sobre todo, la inquietud que empezó a sentir al percatarse de la forma tan compulsiva con la que la artista consumía sus bebidas.

https://www.instagram.com/p/BYeEvuKB4dy/

Es curioso, porque ni siquiera le temblaba la voz o tartamudeaba. Y yo me preguntaba, ¿por qué te comportas de esa manera? Me la quedaba mirando y solo quería decirle: ‘Por favor, quédate con nosotros’. Y luego se lo dije“, ha confesado el polifacético cantante en una entrevista al podcast Rap Radar, de su propio servicio de streaming Tidal.

https://www.instagram.com/p/BYeIFL7FUwx/

Otra de las actitudes que más le impactó de la estrella británica fue su reticencia a aceptar -al menos fuera de su ámbito más íntimo- que sufría una fuerte y peligrosa adicción a la bebida. Tanto es así, que Jay recuerda perfectamente cómo Amy trató de venderle su negativa a pasar por rehabilitación como una especie de victoria personal que, como quedaría patente poco después, acabaría pagando muy caro.

“Nos lo decía con una tranquilidad… Nos cantaba sus opiniones a la cara. Nos decía: ‘Están intentando que entre en rehabilitación pero no pienso hacerlo’. Y yo me quedo pensando: ‘¿Cómo que no vas a ir? ¡Tienes que hacerlo!'”, reflexionó en la misma conversación sobre la temperamental artista, quien falleció en su casa de Camden (Londres) con solo 27 años y puso fin así a una prometedora carrera que podría haber dado mucho más de sí.