Convocan a “día de acción nacional“ para exigir más ayuda y cancelación de deuda de Puerto Rico

Activistas y congresistas convocan a una movilización a favor de la isla
Convocan a “día de acción nacional“ para exigir más ayuda y cancelación de deuda de Puerto Rico
Puerto Rico fue devastada por el huracán María.
Foto: RICARDO ARDUENGO/AFP/Getty Images

WASHINGTON.- En víspera del viaje del presidente Donald Trump a Puerto Rico, activistas y líderes sindicalistas en Chicago, Illinois, convocaron un “día de acción nacional” para el miércoles próximo para exigir que el gobierno de EEUU agilice la ayuda a la isla, y se cancele su abultada deuda externa.

El “día de acción nacional” incluirá actos de protesta y mítines políticos en Boston (Massachusetts), Milwaukee (Wisconsin), Nueva York, Orlando (Florida), Filadelfia (Pensilvania), y Hartford (Connecticut), y un momento de silencio por las víctimas, informaron hoy sus organizadores.

El objetivo es llamar la atención sobre la crisis humanitaria que desató el huracán María, y pedir que se perdone la deuda externa de Puerto Rico que supera los $72,000 millones.

Según los organizadores,  es “inmoral” exigir que, antes de que las familias en Puerto Rico puedan reconstruir viviendas y resto de infraestructura, primero tengan que pagar la deuda con los bancos, por lo que “es hora de eliminar la deuda pública de Puerto Rico en su totalidad”.

En la actualidad, la deuda es parte de una extensa revisión en un tribunal federal de bancarrotas.

Los activistas explicaron en un comunicado que su meta es destacar la urgencia de ampliar la ayuda a Puerto Rico, donde buena parte de los 3,4 millones de estadounidenses siguen afrontando escasez de agua potable, alimentos y medicinas, y la escasez de combustible y los problemas de telecomunicaciones también afectan las operaciones de hospitales y negocios en toda la isla.

“El presidente Donald Trump y el Congreso deben actuar ya para prevenir una situación más trágica”, indicaron en el comunicado, firmado por la coalición “Vamos4PR”, y “Puerto Rican Agenda”.

La Agenda Nacional de Liderazgo Hispano (NHLA, en inglés)  divulgó hoy un plan de diez días para Puerto Rico, que envió ayer a la Administración y que incluye: la aprobación de un paquete de ayuda humanitaria de al menos $70,000 millones; ampliar la cobertura médica bajo “Medicaid”, más fondos contra la comunicación ambiental,  la extensión de la exención bajo el “Acta Jones”, y el despliegue de más personal militar en la isla, entre otros elementos.

¿Politización de una tragedia?

En paralelo, el legislador demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, y el alcalde de Chicago, Rahm Emmanuel realizaron una rueda de prensa conjunta en la alcaldía de esa ciudad para también destacar la urgencia del momento.

Según Emanuel, la ciudad enviará el próximo miércoles 23 bomberos y paramédicos a Puerto Rico, que llevarán también equipos de telecomunicaciones y toda clase de suministros médicos para agilizar las operaciones de rescate y reconstrucción.

Además, Chicago elabora planes formales para acoger de forma más permanente al creciente flujo de puertorriqueños que están llegando a la ciudad.

Desde que el huracán toco tierra el pasado 20 de septiembre, alrededor de 1,600 puertorriqueños han llegado a Chicago, según el alcalde.

Gutiérrez, quien regresó ayer domingo de un viaje de tres días a Puerto Rico, se sumó al llamado de Emanuel para que Chicago sea para los puertorriqueños un lugar de refugio, como lo fue Houston (Texas), para los damnificados por el huracán “Katrina” en Nueva Orleans (Louisiana) en 2005.

Tanto Emanuel como Gutiérrez, además de otros líderes demócratas, han criticado la lenta e “inadecuada” respuesta de la Administración Trump a la crisis en Puerto Rico.

A la defensiva, Trump desde siempre ha elogiado la respuesta de los equipos de emergencia y de su gobierno frente a la crisis.

El pasado fin de semana, desde su campo de golf en Nueva Jersey, Trump atacó en una serie de mensajes por Twitter el liderazgo de la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien había expresado frustración por la lentitud de la distribución de la ayuda.

Trump además dijo que los puertorriqueños “lo quieren todo hecho”, lo que desató condenas de la diáspora boricua en EEUU.

Sus ataques contra la alcaldesa sólo han aumentado las quejas de que, además de la lenta respuesta, la Administración Trump ha mostrado una enorme insensibilidad a la tragedia en la isla o que, peor aún, aparentemente responde motivado por el partidismo.