Sujeto que adoptó a una bebé es acusado de horrendos abusos y de matarla

Entre su justificaciones, el hombre asegura que la pequeña "era Satanás disfrazado"
Sujeto que adoptó a una bebé es acusado de horrendos abusos y de matarla
El juicio contra Matthew Scully Hicks durará semanas.

GALES – Un instructor de fitness asesinó a su hija de 18 meses dos semanas después de que él y su esposo la adoptaron oficialmente. El juicio contra Matthew Scully-Hicks, de 31 años, comenzó Gales.

El sujeto supuestamente abusó físicamente de Elsie durante meses antes de provocarle daños hasta la muerte en la casa familiar en el suburbio de Llandaff, en Cardiff, Gales.

El jurado fue informado de que Scully-Hicks estaba luchando para lidiar con la niña, diciéndole a su marido, Craig Scully-Hicks, que Elsie era “un psicópata” y “Satanás disfrazado de bebé”.

La pareja comenzó a cuidar a Elsie en septiembre de 2015, pero el proceso de adopción se finalizó el 12 de mayo de 2016.

Matthew Scully-Hicks se quedó en casa para cuidar a la pequeña, mientras Craig continuó en su trabajo, y el 25 de mayo de 2016,  a las 6:18 p.m., el servicio de ambulancia de Gales recibió una llamada de Matthew Scully-Hicks.

“Simplemente estaba cambiando a mi hija para ir a la cama y ella se puso como trapo”, le dijo al operador.

Durante la llamada, Scully-Hicks pudo ser escuchada diciendo: “Oh, mi Dios” y “esto es horrible”.

Los paramédicos y la policía encontraron a Elsie sin respiración y determinaron que le dio un paro cardiaco, aunque lograron que revivirla.

El fiscal del caso, Paul Lewis, dijo que las heridas de la pequeña fueron causadas por su padre antes de llamar a servicios de emergencia, publicaron medios locales, como el Wales Onilen y The Guardian.

“El ataque de ese día no fue la primera vez… ni fue la primera ocasión en la que le causó heridas graves. Sus acciones de la tarde del 25 de mayo fueron la culminación trágica de una conducta violenta contra una menor indefensa”, añadió el fiscal.

Elsie tenía hemorragias cerebrales y en los ojos cuando los médicos la desconectaron del respirador artificial el 29 de mayo de 2016, pero la autopsia demostró que la pequeña tenía hemorragias cerebrales previas, así como varias costillas rotas y otras fracturas.