La nueva llave maestra de la Serie Mundial: los brazos de relevo

Contenido Patrocinado
La nueva llave maestra de la Serie Mundial: los brazos de relevo
Kenta Maeda, convertido en relevista en esta postemporada, ha lanzado casi perfecto en el bullpen de los Dodgers.
Foto: Getty Images

La última vez que los Dodgers de Los Ángeles habían estado en una Serie Mundial, allá por 1988, hicieron un total de siete cambios de lanzador en toda la serie de cinco juegos contra Oakland.

Luego de los primeros cinco partidos del Clásico de Octubre de 2017 contra los Astros de Houston, el manager Dave Roberts ya ha ordenado 24 sustituciones en el montículo.

No es algo nuevo porque viene sucediendo desde hace algunos años, pero se puede afirmar que el pitcheo de relevo nunca tuvo un papel más importante que hoy en la mayor de las escenas beisboleras.

En realidad, el manejo y desempeño de los bullpens de Dodgers y Astros ha dominado la conversación de una cerrada y emocionante batalla entre dos poderosos equipos que ganaron arriba de 100 partidos en la temporada regular.

Los relevistas de los Dodgers encabezados por Kenley Jansen llegaron a hilvanar 28 innings seguidos de esta postemporada sin permitir carrera hasta que los Astros se levantaron de la lona en el juego 2 para empatar el juego y eventualmente ganarlo en 11 entradas. Esa remontada de Houston y debacle de Los Ángeles es lo que le agregó fuego a una Serie Mundial que ha sido incluso mejor de lo que se esperaba.

En el tercer juego, los Astros apalearon al abridor Yu Darvish para un triunfo de 5-3, tras el cual emergió la controversia por el gesto de burla del cubano Yuli Gurriel contra el lanzador japonés luego de que le bateó un jonrón.

Pero el otro tema de discusión de ese encuentro fue el uso de los relevistas por parte de ambos manejadores: Roberts siguió apegado a su fórmula de cambiar de pitchers tanto como fuera necesario basado en duelos y estadísticas; A.J. Hinch, el piloto de los Astros, se dejó guiar por lo que el ojo le indicaba y mantuvo a su pitcher abridor convertido en relevista Brad Peacock los últimos 3.2 innings del partido, logrando un impresionante salvamento.

En el cuarto juego fue el relevo de los Astros el que se fracturó en la novena entrada de un partido que estaba 1-1 al permitir cinco carreras, incluyendo la del desempate impulsada por Cody Bellinger, quien despertó en la serie con su segundo doblete tras haber empezado 0 de 13 con 8 ponches, para que ganaran los Dodgers 6-2 y empataran la serie 2-2.

Y luego el domingo los relevistas terminaron siendo decisivos en un épico quinto partido que requiere de horas y horas, acaso días para poder ser desmenuzado. La ventaja en el marcador cambió de dueño ocho veces (incluyendo cuatro empates parciales) y los bullpens, esta vez  totalmente superados y sin respuestas, dejaron llegar el partido hasta 10 innings con triunfo de Houston (13-12).

La Serie Mundial regresará a Dodger Stadium y la balanza casi inevitablemente se inclinará del lado cuyo bullpen pueda cumplir mejor con la asignación.

Abridores de cinco innings

“Ya entramos en una etapa donde ya casi no veremos a pitchers abridores lanzando arriba de 5 innings”, comentó antes del juego 1 de la serie el legendario cronista Jaime Jarrín, narrador en español de los Dodgers durante 59 años y miembro del Salón de la Fama de Cooperstown.

La afirmación se confirmó: en esta Serie Mundial solamente un pitcher abridor completó las 7 entradas (Clayton Kershaw en el juego 1) y el promedio de innings lanzados por pitcher abridor en la serie es de menos de 5 entradas, sin duda muy bajo.

Pero no todo es el diseño que los managers tengan de su bullpen. La ejecución es lo realmente importante.

Un repaso a todas Series Mundiales desde la de 2005 –la primera de Houston– muestra que prácticamente cada equipo ganador siempre tuvo el mejor pitcheo de relevo colectivo en la serie. En esa ocasión, el bullpen de los Astros cargó con la derrota en los cuatro juegos ante Medias Blancas de Chicago.

La mencionada racha fue acentuada por los tres campeonatos de los Gigantes de San Francisco (2010, 2012 y 2014) en los que su bullpen no perdió una sola decisión y no desaprovechó una sola oportunidad de salvamento en 50.1 innings de labor.

Solamente la Serie Mundial de 2016 rompió la mencionada tendencia porque el equipo con mejor pitcheo de relevo no pudo ganar cuando los Indios de Cleveland cayeron ante los Cachorros de Chicago. Pero esta fue la excepción a la regla y en todo caso ese Clásico de Otoño fue como ningún otro.

En esta Serie Mundial de 2017, los Dodgers llegaron con un mejor bullpen, pero hoy salta a la vista que los Astros han resuelto esa aduana y por eso están a un triunfo de coronarse. Lo interesante, y a la vez intrigante, es que el bullpen de Houston tampoco ofrece garantías.

Bullpen vs. bullpen

Juego       LA                     PR            Hou                     PR             Ganador

1              2 IP, 0 C             2              1.1 IP, 0 C             2              LA 3-1

2              7 IP, 6 C             8              5 IP, 3 C                4              Hou 7-6

3              6.1 IP, 1 C          5              3.2 IP, 0 C             1              Hou 5-3

4              3.1 IP, 1 C          3              2.2 IP, 5 C             4              LA 6-2

5              5.0 IP, 7 C          6              6.1 IP, 8 C             6              Hou 13-12

IP – Innings pitcheados, C – Carreras admitidas, PR – Pitchers relevistas usados

Relevistas en Serie Mundial

Estadísticas de los bullpens (ganados-perdidos, promedio de carreras limpias, oportunidades de salvamento convertidas, innings pitcheados). Ganador de la serie en negritas.

2017

Houston: 2-1, 7.58, 1-3 SV, 19.0

Los Ángeles:  1-2, 5.32, 1-3 SV, 23.2

(luego de cinco juegos)

2016

Chicago: 1-1, 4.50 2-3 SV, 26 IP

Cleveland: 1-1, 2.78, 1-1 SV, 32.1 IP

2015

Kansas City: 3-0, 1.90, 1-1 SV, 23.2 IP

NY Mets: 0-3, 4.22, 0-3 SV, 21.1

2014

San Francisco: 2-0, 2.51, 1-1 SV, 28.2

Kansas City: 1-1, 3.95, 1-1 SV, 27.1

2013

Boston: 1-1, 2.08, 2-3 SV, 17.1

San Luis: 1-0, 2.33, 1-3 SV, 19.1

2012

San Francisco: 1-0, 1.54, 3-3 SV, 11.2

Detroit: 0-1, 3.86, 0-0 SV, 11.2

2011

San Luis: 2-2, 4.56, 1-2 SV, 25.2

Texas: 2-1, 7.43, 2-5 SV, 23

2010

San Francisco: 0-0, 2.70, 1-1 SV, 10

Texas: 0-0, 8.56, 1-1 SV, 13.2

2009

NY Yankees: 1-0, 3.86, 2-3 SV, 18.2

Filadelfia: 0-1, 5.74, 1-1 SV, 15.2

2008

Filadelfia: 2-0, 1.54, 2-4 SV, 11.2

Tampa Bay: 0-2, 4.96, 0-0 SV, 16.1

2007

Boston: 0-0, 4.26, 3-3 SV, 12.2

Colorado: 0-0, 6.48, 0-0 SV, 16.2

2006

San Luis: 1-0, 1.00, 1-2 SV, 9

Detroit: 0-1, 2.13, 1-2 SV, 12.2

2005

Chicago: 2-0, 2.08, 3-5 SV, 13

Houston: 0-4, 4.91, 0-1 SV, 18.1

?>