Mujer que se hacía pasar por abogada y estafó a migrantes se declara culpable

Jessica Godoy Ramos de Lynwood será sentenciada en abril

Guía de Regalos

Mujer que se hacía pasar por abogada y estafó a migrantes se declara culpable
Las leyes de Arizona prohíben descuentos o ayuda financiera estudiantes sin documentos.
Foto: Archivo / AP

Una mujer de Lynwood que admitió embolsarse al menos $75,000 dólares de inmigrantes haciéndose pasar por una abogada de Nueva York con un nombre similar al suyo se declaró culpable de un cargo federal por fraude.

Jessica Godoy Ramos, que no asistió a la escuela de leyes ni aprobó el examen de la barra de abogados en California, será sentenciada el 18 de abril bajo un cargo de fraude postal, un delito grave con una posible sanción de hasta 20 años tras las rejas, de acuerdo con la oficina del Fiscal de Estados Unidos.

Ramos se hizo pasar por una abogada de inmigración y aceptó miles de dólares de docenas de inmigrantes que buscaban sus servicios en un intento de obtener un estatus legal en Estados Unidos, de acuerdo con su admisión de culpabilidad presentada ante la corte.

En algunos casos, ella presentó peticiones de inmigración en nombre de “clientes”, pero en otros casos aceptó dinero y no realizó ningún servicio, falsamente diciendo a los inmigrantes que sus solicitudes habían sido enviadas, de acuerdo con el documento.

En al menos un caso, la acusada de 37 años falsificó documentos de libertad condicional de inmigración que un cliente pudo usar para ingresar a Estados Unidos.

Las víctimas de Ramos inicialmente creyeron que ella era una abogada de inmigración legítima, pero varios comenzaron a sospechar cuando ella los dirigió a comparecer ante las Oficinas de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) para entrevistas, aunque no tenían citas.

Ramos “victimizó a docenas de inmigrantes que intentaban alcanzar el sueño americano pagando a alguien que ellos pensaban que era un abogada”, dijo la abogada Sandra R. Brown después del arresto de Ramos en septiembre. “Este tipo de estafa, que desafortunadamente se dirige a nuevos inmigrantes con demasiada frecuencia, socava nuestro sistema de inmigración y puede hacer añicos los sueños de obtener un estatus legal para permanecer en los Estados Unidos”.

Las autoridades federales comenzaron a investigar a Ramos en febrero después que el grupo de investigaciones de fraudes del Departamento de Seguridad Nacional recibió un aviso acerca de cinco de sus víctimas, que fueron a las oficinas de USCIS en el centro de Los Ángeles esperando recoger sus “tarjetas verdes” inexistentes.