Más personas están sacando préstamos automovilísticos a largo plazo

Los compradores de autos deberían pensar sobre cuánto más dinero les costará

Guía de Regalos

Más personas están sacando préstamos automovilísticos a largo plazo
Muchos piden un préstamo para comprar un auto y les cuesta liquidarlo.
Foto: Shutterstock

Hay un aumento muy grande en la cantidad de préstamos para autos a largo plazo obtenidos por los que manejan en Estados Unidos, de acuerdo con el Buró de Protección Financiera de los Consumidores (Consumer Finance Protection Bureau, CFPB).

El regulador dice que el 42% de los préstamos para autos solicitados el año pasado tenían un plazo de pago de 6 años o más, comparado con solo 26% en 2009.

“El movimiento hacia los préstamos automovilísticos a largo plazo está creando más riesgos para los consumidores,” dice el Director del CFPB, Richard Cordray en un comunicado de prensa. “Estos préstamos son más caros y pueden resultar en que los consumidores sigan debiendo aún cuando ya no sean dueños de ese auto.”

Los préstamos para comprar autos son la tercera categoría más grande de deuda de los hogares para los consumidores estadounidenses, detrás de las hipotecas y las deudas estudiantiles. Hay casi 100 millones de deudas de autos pendientes, sumando un total de más de $1 billón, de acuerdo con el CFPB.

El CFPB calcula que un prestatario que tiene un préstamo a 5 años para financiar $20,000 dólares con una tasa de interés del 5%, después de 3 años, habrá pagado $2,190.27 en intereses y tendrá un saldo restante de $8,602.98 dólares.

Si el mismo préstamo se hubiera financiado a 6 años con la misma tasa de interés, el prestatario habría pagado $152 dólares más en intereses a lo largo del mismo periodo de 3 años y tendría un balance pendiente de $10,747 o alrededor de $2,000 más que si hubiera sacado el préstamos a 5 años.

El CFBP también dice que los préstamos automovilísticos a 6 años son más riesgosos debido a que sus pagos mensuales más bajos los hacen atractivos para los consumidores que por lo general tienen calificaciones crediticias más bajas y que intentan financiar cantidades más elevadas.

Los consumidores también obtuvieron préstamos más grandes conforme los términos se vuelven más grandes. Los investigadores descubrieron que los préstamos a 6 años promedian $25,300 dólares , comparados con $20,100 para los préstamos a 5 años. Y los préstamos con términos a 7 años o más, fueron aún mayores, promediando $32,200.

Tal vez no es sorprendente que el regulador diga que los términos a plazos más largos tienen tasas de morosidad más altas, planteando riesgos más grandes tanto a los consumidores como a los prestamistas. “Los préstamos a 6 años tienen más o menos el doble de probabilidad de resultar en incumplimiento que los préstamos a 5 años,” dijo.

Un vocero de la Asociación Estadounidense de Banqueros (American Bankers Association, ABA), un grupo de la industria, dice que aunque las tasas de incumplimiento están subiendo, se mantienen por debajo del nivel más alto de los últimos 15 años.

“El encanto de tener un nuevo auto no debería sobreponerse a la necesidad de los consumidores de balancear la asequibilidad y duración del préstamo para asegurarse que no están pidiendo demasiado dinero que van a deber por demasiado tiempo,” dice James Chessen, economista en jefe de la ABA.

La ABA ofrece una calculadora de “Qué Tanto Auto Puedo Pagar” para ayudar a los consumidores.

“Si estás considerando obtener un nuevo préstamo automovilístico por más de 5 años, es una señal de que estás comprando un auto que es demasiado caro para ti,” dice Greg McBride, analista financiero experimentado en Bankrate. “Las personas cometen el error de comprar basándose en lo que será el costo mensual, en lugar de enfocarse en el total que pagarán.”

El Caso de los Préstamos a un Plazo Más Corto

La próxima vez que te encuentres comprando un auto, concéntrate en estos consejos financieros que te ayudarán a obtener el mejor préstamo automovilístico, y probablemente te alentarán a evitar los préstamos para auto a largo plazo.

  • Toma en cuenta la depreciación. Un auto nuevo típico pierde alrededor del 20% de su valor en el momento en que lo sacas de la agencia automotriz y de ahí en adelante vas cuesta abajo, dice Caroll Lachnit, editora de consejos para consumidores de Edmunds.com. La realidad financiera de que nunca podrás vender tu auto por una cantidad similar a la que pagaste debería ayudar a motivarte a mantener tus costos totales lo más bajos posibles, considerando un crédito a corto plazo que debe ser parte de tu estrategia.
  • Evita el capital negativo. A pesar de que el tamaño de tu enganche tiene  un impacto sobre el valor acumulado de tu auto o el capital, también lo tendrá el plazo de tu préstamo: entre más largo sea tu préstamo, más te tomará que crezca el valor acumulado. Aún si no esperas cambiar el auto en unos cuantos años, si te lo roban o resulta en una pérdida total en un accidente, el pago del seguro estará basado en su valor depreciado de mercado. Si aún estás en las primeras etapas de un préstamo a largo plazo (con un enganche bajo) podrías encontrarte “llantas para arriba”, en lenguaje de autos.
  • Enfócate en el panorama general. Ignora los anuncios brillantes (y a los vendedores de autos) que te atraen con pagos mensuales “accesibles” que invariablemente están basados en préstamos automovilísticos a largo plazo. “Antes de comenzar a comprar, date un baño de realidad revisando el costo total del auto con todo incluido basándote en préstamos a diferentes plazos,” sugiere Lachnit. Jugar con una calculadora en línea te ayudará a encontrar el punto exacto de tu presupuesto. Después puedes buscar las mejores ofertas dentro de tu precio.