‘La vida de Skye estaba en una bolsa de sangre’

Donadores de plaquetas, entre ellos una decena de latinos, se reúnen con una pequeña de 2 años a la que ayudaron a superar el cáncer
‘La vida de Skye estaba en una bolsa de sangre’
La pequeña Skye Savren-McCormick (c) junto a sus padres y las personas que donaron su sangre. /foto: Aurelia Ventura.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Ana Martínez, una trabajadora de la salud y el agente de seguridad Christopher González se notaban este viernes muy emocionados. Pero no eran los únicos.

Estos dos latinos fueron parte de un grupo de 70 californianos de todas las razas y edades que se reunieron con Skye, una menor de 2 años de edad, que logró salvar su vida gracias a las donaciones de sangre y plaquetas que recibió.

“He donado por muchos años. Esta es la primera vez que conozco a una persona a la que he donado sangre. Me siento muy afortunada de haber ayudado a salvar una vida”, dijo Martínez quien a sus 33 años ha donado sangre y plaquetas más de 50 veces.

“Es asombroso ver cómo ayudamos. Lo que les digo a otros es que donen porque nunca saben si en su familia alguien pueda necesitar. Un primo puede sufrir un accidente o en el nacimiento de un bebé se puede requerir”, mencionó.

Christopher González estaba igual de feliz de conocer a Skye Savren-McCormick, a quien se le diagnosticaron dos tipos de cáncer a los pocos meses de nacida.

La pequeña fue admitida en julio de 2016 en el Hospital Infantil Mattel de UCLA y, durante su estancia de 10 meses, recibió 77 unidades de sangre y plaquetas.

“Es maravilloso conocer a esta niña a la que doné plaquetas”, dijo el agente González.

Talia Savren y su esposo Todd Savren-McCormick posan felices junto a su hija Sky Savren y los donantes de sangre y plaquetas que hicieron posible que la pequeña venciera dos tipos de cáncer. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

De todo lugar

El Centro de Sangre y Plaquetas de UCLA organizó ayer un evento para reconocer a los californianos que hicieron donaciones a la niña Skye. Algunos manejaron desde Palo Alto, San Diego y Fresno. Se calcula que entre el 10% y 20% de los donantes fueron latinos.

“Me gusta donar. Es muy fácil y cualquiera puede hacerlo. Trato de donar una vez al mes. El proceso es relajante. Cuando llegas a donar sangre o plaquetas, te acuestan en una cama y te ponen una película. Yo he donado muchas veces y nunca he subido de peso como alguna gente piensa que sucede al donar sangre”, dice Martínez.

No conforme con donar organiza campañas de donación entre sus amigos, y en su trabajo.

González aclaró que el proceso de donar no es doloroso. “Puedes sentir algo pero es cómodo. Lo único que te dicen después de haber donado es que no hagas ejercicio pesado y tienes que esperar dos meses para donar otra vez”, explicó este agente de seguridad que ha donado sangre y plaquetas desde 2011.

“Normalmente cuando donas sangre se toma entre 20 o 30 minutos. Y si donas plaquetas entre una hora o una hora y media. Pero es un momento que yo disfruto mucho”, comentó..

Todd Savren-McCormick muestra orgulloso a su hija Sky Savren, sobreviviente de dos tipos de cáncer. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Todd y Thalia Savren-McCormick, los padres de Skye viajaron con ella desde Ventura donde residen para reunirse con los 71 donantes de sangre y plaquetas para su hija.

“Cuando decides tener un hijo, piensas en los desafíos normales. ¿Qué tipo de nacimiento tendrás? ¿Saldrá bueno el bebé para dormir? ¿Será bueno para comer? Como padres nuevos, rara vez piensas en que tu bebé va a tener una enfermedad que amenace su vida. Cuando Skye nació, era el sol, la luna y las estrellas. Nuestra más grande alegría. Ella estaba llena de amor y era el bebé más dulce”, contó la madre.

Pero meses más tarde comenzaron a notar que no era muy activa como los bebés de sus amigas. No estaba ganando peso. ¿Por qué siempre estaba cansada? ¿Por qué siempre estaba sudorosa? ¿Por qué estaba pálida? me preguntaba. A los siete meses recibió su primera transfusión.

“Era una persona diferente con cada transfusión. Su vida estaba en una bolsa de sangre. Nuestra bebé que dormía 19 horas al día, de repente estaba sonrosada y cantando, riendo feliz. Regresaba a la vida después de una transfusión”, recordó.

Los estudiantes de la Secundaria North Hollywood, Rigo Enriquez and Jesly Torres fueron reconocidos por Deborah Alter del Centro de Sangre y Plaquetas de UCLA por el esfuerzo hecho por los alumnos de su escuela como donantes.(Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Después de dos diagnósticos incorrectos, cuatro días antes de su primer año, la menor le diagnosticaron un tipo raro de leucemia. Al año, dijo la madre, entre 25 y 50 niños son diagnosticados con leucemia juvenil -un mal que ataca a menores de 2 años- en Estados Unidos.

Skye recibió tres transplantes de médula ósea; pasó por una cirugía para removerle el bazo inflamado y siete rondas de quimioterapia para la leucemia y el linfoma. Todos esos procesos implicaron frecuentes transfusiones de sangre y plaquetas. Desde el 11 de abril de 2017, no ha necesitado ninguna otra transfusión.

“Durante nuestra estancia en UCLA por 299 días, después de vencer dos tipos raros de cáncer y un 10% de probabilidades de sobrevivencia, nuestra hija fue dada de alta. Nos enteramos también que recibió donaciones de sangre y plaquetas de 71 personas”, dijo la madre.

Durante el encuentro con los donantes, con un nudo en la garganta por la emoción, les dijo: “El corazón de Skye bombea un poquito de ustedes en su pequeño cuerpo. La palabra gracias se queda corta con nuestro agradecimiento”

“Lo que puedo decir es que continúen donando, busquen un amigo y hagan que vaya a donar con ustedes, animen a otra gente que nunca lo haya hecho. Y cuando ustedes donen, piensen en Skye y cómo ayudaron a salvar su vida, y en cómo bombearon vida en su cuerpo, y esperanza en nuestra familia”.

Todd Savren-McCormick agradeció personalmente a la mayoría de los donantes que con su sangre y plaquetas le salvaron la vida a su hija Skye quien venció dos tipos raros de cáncer. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

El doctor Satiro De Oliveira, especialista en cáncer de niños del Hospital Infantil Mattel de UCLA explicó que la donación de sangre fue crítica para que la menor salvara su vida ya que el tratamiento destruyó su sistema de sangre y dependía de las donaciones “No podía producir sus propias plaquetas y sin ellas podía desangrarse y morir. Gracias a todos los donantes, pudo tomar todos los tratamientos, sobrevivir su recuperación; y solo necesitamos tiempo para decir que se ha curado completamente”, afirmó.

El médico hizo un llamado a la gente a donar; y recalcó que no es  suficiente con donar una vez en la vida y nunca regresar. “Nunca sabes que te pueda pasar. Quienes sufren accidentes o pasan por un trasplante necesitan muchas transfusiones; y sus vidas dependen de los donadores”, resaltó.

Solo el 3% dona

Deborah Alter del Centro de Sangre y Plaquetas de UCLA lamentó que solo el 3% de la población del sur de California done sangre. “Si estás saludable, enrollate las mangas de tu camisa y dona sangre o plaquetas”, urgió.

Durante el encuentro de los padres de Skye con los donantes, se entregó un reconocimiento especial a los estudiantes de la Secundaria North Hollywood ya que son líderes en la donación de productos de sangre.

Talia Savren y su esposo Todd Savren-McCormick con su hija Sky Savren posan al lado de los 70 donantes de sangre y plaquetas que le salvaron la vida a su pequeña. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Rigo Enriquez de 18 años y alumno del grado 12 dijo que ser testigo del encuentro, lo hizo querer donar más. “Tomé conciencia de todas las vidas que se pueden salvar”, dijo el estudiante quien ha donado sangre una vez. En tanto, Jessly Torres, una estudiante de 17 años confesó sentirse feliz de conocer la historia de la menor y presenciar la reunión de ella con los desconocidos que le salvaron la vida. “He donado una vez pero ahora quiero donar más”, dijo contenta.

Realidades sobre la donación de sangre:

 

  • Las personas con tatuajes o perforaciones pueden donar sangre después de un año de habérselos hechos
  • Es falso que te puedas contagiar de VIH y otra enfermedad
  • Donar sangre no engorda. Se extrae alrededor de 450-480 ml, una cantidad que no provoca cambios, y al día siguiente el volumen vuelve a sus niveles normales.
  • Se puede donar sangre a partir de los 16 años, aunque los menores deben tener el consentimiento de sus padres
  • No hay límite de edad para donar sangre siempre y cuando la persona esté saludable.
  • Los diabéticos puede donar siempre y cuando no dependan de la insulina y todo aquel que no tenga restricciones médicas.