Jane Fonda reveló que fue operada de un tumor cancerígeno

"No tengo miedo de morir"
Jane Fonda reveló que fue operada de un tumor cancerígeno
Jane Fonda se sometió a una operación.
Foto: CHRIS DELMAS / AFP/Getty Images

La actriz Jane Fonda sorprendió a todos los asistentes a la conferencia en la que tenía previsto participar este lunes al lucir un aparatoso vendaje en el labio inferior. Antes de arrancar su intervención, la veterana intérprete decidió mencionar aquello en lo que todos estaban pensando para aclarar que se había visto obligada a pasar por quirófano para eliminar un tumor y de ahí la herida de su boca.

“Quiero explicar lo de la tirita. Me acaban de extirpar un tumor cancerígeno del labio”, reveló con toda normalidad y sin perder la calma.

Posteriormente, la atractiva octogenaria realizó otra aparición en el programa ‘The Howard Stern Show’ para continuar con las labores de promoción de la cuarta temporada de la serie ‘Grace and Frankie’, y no dudó en pronunciarse de nuevo acerca de ese bache en su salud para mostrarse muy optimista acerca de su recuperación.
“A ver, el mundo se está viniendo abajo, qué importa un labio. Sí, me lo quitaron y voy a estar bien, gracias”, añadió para zanjar el tema.

En 2010, la actriz de Hollywood y ahora estrella de Netflix ya tuvo un pequeño susto con el cáncer, en esa ocasión de mama, aunque los médicos lo detectaron a tiempo y fueron capaces de eliminar todo los tumores no invasivos.
“He tenido muchas suerte, lo pillamos a tiempo y, como he dicho, ha sido un procedimiento no invasivo. Quiero darle las gracias a todos mis amigos y fans que me han enviado unas cartas preciosas. Ha significado muchísimo para mí. Encontramos el bulto hace semanas y los doctores determinaron rápidamente que el cáncer no se había extendido”, explicaba en ese momento a través de su blog.

Aquel ‘susto’ ayudó a la celebridad -madre de tres hijos con tres hombres distintos- a valorar aún más su vida y a reafirmarse en su postura de que la perspectiva de perder su batalla contra la enfermedad no era tan aterradora como podría parecer.

“Ha sido una buena prueba, porque siempre he dicho que no tengo miedo de morir. Y no lo tuve. Siento que he entrado a formar parte de una gran familia de millones de mujeres que han pasado por esto mismo. Y eso resulta muy interesante. Qué viaje va a ser todo esto. Puede que lo supere, o puede que no. No estaba asustaba. Espero no morir, pero no tengo miedo de hacerlo”, aseguraba.