La cobertura de salud para los Millennials

El grupo de jóvenes adultos ocupa el segundo lugar, luego de los ancianos, en visitas a las salas de emergencia
La cobertura de salud para los Millennials
Cuando los Millennials hispanos se informan sobre cobertura de salud, comparten la información con sus padres.
Foto: Archivo / EFE

Cuando se habla de cobertura de salud, la conversación muchas veces excluye a la generación de los Millennials, de entre 18 y 34 años de edad, aproximadamente,  porque se asume que los jóvenes adultos no necesitan seguro médico.

Y sin embargo, esta idea preconcebida no es cierta. Si bien es verdad que los jóvenes adultos no tienen las mismas necesidades médicas que los ancianos o los niños pequeños, estos también necesitan acceso al cuidado de la salud, ya sea para tratar accidentes, enfermedades mentales, problemas de adicción, STDs (enfermedades transmitidas sexualmente), o métodos anticonceptivos, entre otros.

En la comunidad latina, muchas veces existe el prejuicio de que el doctor es sólo para casos de enfermedades graves.

“Recuerdo el caso de un joven hispano que se inscribió para recibir cobertura de salud, y cuando llegó a la casa, la madre le preguntó, ‘¿Para qué quieres aseguranza? ¿Estás enfermo?’”, recordó Alfredo Camacho-González, quien realiza funciones de alcance a la comunidad para Young Invincibles (Jóvenes Invencibles), una organización de defensa e investigación que trabaja para promover las oportunidades económicas de los jóvenes adultos. Camacho-González también trabaja como coordinador de proyectos para Healthy Communities Initiative, en Pomona.

“Llevamos el mensaje sobre la importancia de la cobertura médica a los jóvenes de la comunidad”, indicó Gustavo Herrera, Director de la región oeste de Young Invincibles.

Entre las barreras que detienen a los jóvenes de buscar cobertura médica, Herrera mencionó la falta de conocimiento sobre el tema, el idioma y el estatus migratorio, entre otros.

“Vamos a lugares con altos índices de personas sin cobertura médica, o hotspots y organizamos eventos para concientizar a los jóvenes sobre la importancia del acceso a cuidado médico”, explicó Herrera. Por ejemplo, en uno de los eventos de concientización, la organización unió esfuerzos con barberos y peluqueros de la zona y cada joven que se inscribía para recibir cobertura médica, también recibía un corte de pelo gratuito.

La organización también realiza eventos digitales, a través de Facebook, Instagram o Twitter, en las que comparte información y charlas con los Millennials.

“La cobertura médica no es un tema presente en las conversaciones de los jóvenes. Para muchos de ellos, es la primera vez que escuchan hablar de su importancia. Pero cuando iniciamos la conversación y compartimos historias, entienden lo fundamental que es tener acceso al cuidado de salud y piden más información”, indicó Camacho-González.

“Yo siempre comparto mi experiencia personal, cuando me lastimé el pie jugando al tenis. Sólo el costo de la anestesia fue de $11,000 dólares. Y luego de eso, fueron facturas más facturas. El grupo de jóvenes adultos es el segundo grupo, luego de los ancianos, en visitar las salas de emergencia. Y un accidente, sin cobertura médica puede llevar a muchas personas a la bancarrota”, compartió Herrera.

En las conversaciones en cafés y eventos de alcance a la comunidad, los jóvenes comparten situaciones que les ocurrieron a primos y otros familiares y toman conciencia de la importancia de la medicina preventiva, exámenes médicos, métodos anticonceptivos, o de situaciones en las que necesitarían el apoyo y la guía de un psicólogo.

Tanto Herrera como Camacho coincidieron en que, en la actualidad, y como resultado de las medidas de la Administración Trump, existe una gran confusión en la comunidad, con respecto a los planes de salud disponibles y su alcance.

“En el caso de los jóvenes hispanos, cuyos padres no hablan inglés, los hijos son sus embajadores, porque sus papás les preguntan y les piden información sobre temas a los cuales no tienen acceso, por cuestiones de lenguaje. Cuando sus hijos se informan, pueden transmitirles ese conocimiento”, explicó Camacho.

“No podemos excluir a los Millennials de la conversación de cobertura de salud”, agregó.

Cobertura médica en cifras

  • Desde la implementación del programa de salud asequible (ACA) también conocida como Obamacare, el índice de latinos adultos de hasta aproximadamente 65 años de edad y sin seguro médico, disminuyó del 43.2% en 2010, al 24.8% en 2016.
  • Entre los californianos latinos de entre 18 y 34 años de edad, el índice de jóvenes sin seguro médico bajó del 32% en 2010, a 12% en 2016.
  • Sin embargo, 2.8 millones de californianos aún no tienen cobertura médica. El 39% de ellos pertenece al grupo de jóvenes adultos.
  • Los latinos tienen el mayor índice de personas sin seguro médico de otros grupos étnicos. En una encuesta de la Fundación Robert Wood Johnson, el 81% de los participantes sin seguro dijo que la razón era que no tenía suficiente información sobre ACA. El 78% dijo desconocer que ACA proveía asistencia financiera.
  • Muchos jóvenes sin seguro no se han inscripto porque creen que no podrían pagarlo, e ignoran que podrían calificar para un susidio. En 2017, el 80% de los jóvenes de entre 18 y 34 años de edad calificaban para subsidios. 
  • La población de los Millennials es una de las más difíciles de alcanzar. Especialmente, entre aquellos que por primera vez transicionan desde el seguro médico de sus padres, al propio.

Para más información puedes visitar: http://younginvincibles.org