‘Polvo eres y en polvo te convertirás’, inicia la Cuaresma con el Miércoles de Ceniza

Es el tiempo de reflexión, oración y ayuno para los católicos
‘Polvo eres y en polvo te convertirás’, inicia la Cuaresma con el Miércoles de Ceniza
Católicos del Sur de California acudieron a sus Iglesias a recibir la señal de la cruz. (Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Este miércoles es el Día del Amor y la Amistad. Y también es Miércoles de Ceniza, que da comienzo a la Cuaresma, uno de los periodos más solemnes en el calendario católico, que culmina con la Semana Santa.

Para feligreses a través del Sur de California, es la oportunidad de renovación y una tradición.

“El Miércoles de Ceniza es una tradición católica, nosotros venimos todos los años aquí o en México para la ceniza”, dijo Jesús Solano Díaz. “Es bueno porque aquí los niños desde muy jóvenes se pierden. La falta de valores los va perdiendo”.

“Nuestros padres nos infundieron y esto va de generación en generación con nuestros abuelos a nuestros padres a nosotros y ahora nosotros debemos infundirla a nuestros hijos y nietos”, dijo su esposa Irma Yolanda Díaz. “Sobre todo ahora que los valores se están perdiendo, la tecnología nos está rebasando.

“Las tradiciones se pierden porque los padres no les dedican tiempo a los hijos, porque trabajan y no hablan con ellos antes de dormir o en la cena para continuar las tradiciones”, agregó Irma.

Esta pareja de mexicanos ha estado casada por 29 años y tienen un hijo de 28. Ellos se unieron a decenas de feligreses que la mañana de este miércoles llegaron a la misa que se celebraba en la Iglesia Católica Nuestra Señora de Guadalupe en Santa Ana.

La tradición

El Miércoles de Ceniza es un símbolo de los antiguos ritos con que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia, según el Directorio de la Piedad Popular de la Santa Sede. Se aplica en forma de cruz en la frente acompañado de las palabras “Polvo eres y en polvo te convertirás”.

Es recomendable que la ceniza proceda de los ramos de los árboles bendecidos en el Domingo de Ramos del año anterior. No es un sacramento, sino un “sacramental”, es decir, un signo sagrado que imita de alguna manera a los sacramentos.

El Miércoles de Ceniza se realiza desde el siglo XI, cuando lo recomendó el papa Urbano II. Al principio se imponía solo a los penitentes públicos como signo de marginación, pero acabó convertido en un símbolo en el que todos los fieles se reconocen como pecadores y aceptan su propia fragilidad y mortalidad.

“Llevamos toda la vida haciéndolo y nos gusta que la tradición no se olvide como cuando uno estaba en México”, dijeron por su parte los esposos mexicanos Sigifredo y Yolanda Amezquita.

Penitencia, Reflexón y Ayuno

El arzobispo José H. Gómez, líder de la Arquidiócesis de Los Ángeles, dijo en la misa que celebró ayer al mediodía en la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles que el Miércoles de Ceniza es “una temporada de penitencia, reflexión y ayuno, que nos prepara para la resurrección de Cristo en el Domingo de Pascua.

“En el Miércoles de Ceniza se nos invita a recordar nuestra mortalidad”, dijo el arzobispo Gómez. “Se nos invita a recordar que solo estamos aquí en la tierra por un corto periodo de tiempo y después desaparecemos. Somos polvo y en polvo nos convertiremos. Así que es una verdadera invitación a vivir como Dios quiere que vivimos – con alegría y compartiendo la misericordia y la compasión de Dios para el prójimo.

“Oro por que estos 40 días sean un tiempo bello de oración y renovación para toda la familia de Dios aquí en Los Ángeles”, continuó el arzobispo.

Es algo de lo que hizo eco Rosalío Morales en Santa Ana

“Es la creencia que uno tiene para limpiar nuestros pecados con la ceniza. Esta muy bien que continúen las tradiciones en la familia. Solo las buenas, las malas hay que eliminarlas”, expresó.

Por su parte, Elizabeth León, madre de tres hijas, señaló  que “es muy importante mostrarles a los niños que hay que dar un tiempo para rezar, ya sea una hora o media hora; sobre todo cuando son jóvenes. Yo tengo dos, una de 15 y una de 23.

“Mi hija de 15 me cuenta que en la escuela sus amiguitos se asombren porque yo platico con ellas y ellos no hablan con sus padres. Creo que la comunicación es muy importante para que confíen en ellos y no se pierdan, que continúen las tradiciones como el Miércoles de Ceniza”.

Con información de Francisco Castro