La legisladora californiana acusada de acoso “fomentaba el juego de la botella”

Una tercera persona ha señalado a Cristina García
La legisladora californiana acusada de acoso “fomentaba el juego de la botella”
Cristina García representa al Distrito 58, en el sudeste de Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Un tercer subordinado presentó una queja formal contra Cristina García, la legisladora de la Asamblea de California que alcanzó notoriedad en los últimos meses por su activismo en contra del acoso sexual, a la que acusa de obligarle a practicar el juego de la botella, informaron hoy medios locales.

“La señora García resultaba desesperante para el personal y para otros, usando un lenguaje vulgar, hablando de temas inapropiados en el lugar de trabajo”, indicó en su queja oficial, a la que ha tenido acceso el diario The Washington Post, David John Kernick, quien se ha convertido en la tercera persona en señalar a la demócrata.

En su relato al portal Politico, Kernick detalló cómo era habitual que García fomentara el consumo de alcohol entre sus empleados al terminar la jornada laboral, hasta el punto de contar con un grifo de cerveza en su oficina, y cómo la política hablaba frecuentemente de aspectos íntimos de su vida privada.

En una de estas ocasiones, según el asesor que trabajó para la legisladora durante cinco meses en 2014, García reunió en su habitación de un hotel a media docena de miembros del equipo tras un evento de recaudación de fondos y les instó a jugar a girar la botella.

“Me di cuenta de que es diferente para un hombre y para una mujer. Sabes que es inapropiado, pero al mismo tiempo te preguntas: ‘¿cuántas mujeres para las que trabajas actúan así? A lo mejor simplemente es muy enrollada”, comentó Kernick, quien ha presentado una queja formal ante el departamento de Empleo Justo de California.

A lo largo de las últimas semanas otras dos personas habían denunciado el comportamiento de la legisladora.

Daniel Fierro, que trabajaba en la oficina del asambleísta Ian Calderon, aseguró que García, que parecía estar bajo los efectos del alcohol, le manoseó la espalda y el trasero y trató de tocarle la entrepierna durante un partido de sóftbol en 2014.

Asimismo, un lobista, que habló bajo condición de anonimato, afirmó que García le hizo una proposición sexual explícita e intentó tocarle los genitales durante un evento de recaudación de fondos en 2017.

García, que hace unos días anunció que se tomaría una excedencia, es desde 2012 la asambleísta que representa al Distrito 58 de California, que incluye ciudades de la periferia de Los Ángeles como Bell Gardens, Commerce, Downey, Montebello, Pico Rivera y Norwalk.

Además de presidir el Caucus Legislativo de las Mujeres en California, García se ha destacado en los últimos meses por sus acciones dentro y fuera de la Asamblea para impulsar el movimiento “Me Too” en contra de las agresiones sexuales contra mujeres.

Una imagen de la legisladora californiana formó parte del número especial de Time en el que la revista eligió como Persona del Año de 2017 a las activistas de “Me Too”.