La corte falla a favor de la directora de funeraria trans despedida

"Nadie debería ser despedido de su trabajo por el simple hecho de ser quien es", dijo Aimee Stephens
La corte falla a favor de la directora de funeraria trans despedida
La discriminación contra los empleados, ya sea por su incapacidad para ajustarse a los estereotipos sexuales o por su condición transexual o transgénero, es ilegal según el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión / ImpreMedia

Un tribunal federal de apelaciones falló el miércoles a favor de Aimee Stephens, una mujer que dijo haber sido despedida ilegalmente por la funeraria del área de Detroit de la que era directora tras revelar que estaba haciendo la transición de hombre a mujer, vestida ya de mujer. La 6ª Corte de Apelaciones del Circuito de los Estados Unidos dictaminó que el despido, realizado por parte de R.G. & G.R. Harris Funeral Home de Garden City en 2013, fue debido a la discriminón. La decisión devuelve el caso a un juez federal que había desestimado la demanda presentada por la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los EEUU (EEOC).

A través de su investigación la EEOC confirmó que, hasta octubre de 2014, la funeraria proporcionó ropa a los trabajadores varones que trataban con el público pero no a las mujeres. Los jueces de apelación dijeron que era razonable que la EEOC investigara y destapara la “política aparentemente discriminatoria sobre la ropa”.

En 2016 el juez de distrito estadounidense Sean Cox dictaminó que la funeraria cumplió con su deber para con el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación en el empleo, amparándose en las “sinceras creencias religiosas”. Los jueces de apelación, sin embargo, afirmaron que la discriminación contra los empleados, ya sea por su incapacidad para ajustarse a los estereotipos sexuales o por su condición transgénero o transexual, es ilegal según el Título VII: “los hechos irrefutables muestran que la funeraria despidió a Stephens porque se negó a cumplir con la concepción estereotípica de su empleador sobre su sexo”, escribieron los jueces.

En un comunicado emitido por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), Aimee Stephens dijo que nadie “debería ser despedido de su trabajo por el simple hecho de ser quien es” y admitió estar “emocionada con la decisión de la corte”.

Matthew Rost, gerente de la compañía y director de funerales, dijo a The Associated Press que el fallo no le sorprendía, pero declinó hacer más comentarios. Gary McCaleb, abogado de Alliance Defending Freedom que representa a la funeraria, dijo en un comunicado que la opinión “reescribe la ley federal y es directamente contraria a las decisiones de otros tribunales federales de apelaciones”, a lo que agregó estar considerando una apelación.

Dan Korobkin, subdirector legal de la ACLU de Michigan, habló de una “decisión innovadora” que se basa en casos precedentes: “cada vez son más los tribunales que avalan la protección de las personas transgénero”, dijo, añadiendo que la decisión “aborda la excusa religiosa de la funeraria de una manera comprensiva y poderosa; esto se citará como ley… y tendrá un efecto en todo el país”.