Medio millón de personas marcharán en Washington para exigir control de armas

La violencia contra los jóvenes en las escuelas es real y por eso sumaran su voz como juventud Latina a este tema tan importante para nuestra comunidad
Medio millón de personas marcharán en Washington para exigir control de armas
Miles de personas marcharán para hacer oír sus voces.
Foto: Spencer Platt/Getty Images

WASHINGTON— Acompañados de artistas de Hollywood, líderes políticos y activistas cívicos en todo el país, hasta medio millón de personas marcharán el próximo sábado por las calles de Washington, y miles más en centenares de otras ciudades, para exigir al Congreso un mayor control de las armas y un fin a las masacres escolares.

La gran “Marcha por Nuestras Vidas”, organizada por estudiantes sobrevivientes de la masacre en Parkland (Florida) el mes pasado, contará con más de 817 marchas dentro y fuera del país. En Washington, ya está confirmada la participación de artistas como Ariana Grande, Miley Cyrus, Jennifer Hudson y Demi Lovato.

Se prevé que la marcha nacional sea la más grande hasta la fecha, tras la realizada la semana pasada, en la que decenas de miles de estudiantes en todo el país abandonaron las aulas para protestar con la Asociación Nacional del Rifle (NRA).

En Washington, los organizadores solicitaron permiso para una convocatoria de hasta medio millón de personas, que marcharán hasta el Capitolio sobre la Avenida Pensilvania. En las redes sociales, los organizadores han creado una página web  que permite al público buscar un acto de protesta en su zona o código postal. 

El principal acto de protesta, de un extremo a otro en el “Mall” de Washington, contará con discursos de activistas estudiantiles y líderes políticos, así como actuaciones de músicos, para lo cual se instalarán 14 pantallas gigantes.

El chef español, José Andrés,  anunció que junto a otros restaurantes en el área, estará distribuyendo comida a bajo costo o de forma gratuita para estudiantes menores de 18 años que lleguen a la marcha y muestren cédula de identidad, mientras duren los suministros.

La masacre en la escuela secundaria “Marjory Stoneman Douglas”, que dejó 17 muertos el pasado 14 de febrero, fue el detonante de un creciente movimiento estudiantil que exige al Congreso un mayor control de las armas.

Miles de jóvenes han prometido acudir a las urnas en los comicios del próximo 6 de noviembre para votar en contra de la elección o reelección de legisladores que no apoyen medidas para restringir el acceso a las armas.

David Hogg, uno de los sobrevivientes de la matanza en Parkland, instó a la opinión pública a que participe en la marcha para mandar un fuerte mensaje al Congreso en contra de las armas y acabar de una vez con la “epidemia” de las armas.

Emma González, una estudiante de Parkland que saltó a la palestra nacional por sus denuncias contra la NRA, reafirmó que es “estúpida” la idea de armar a maestros, como propone esa organización pro-armas y la Casa Blanca, en unos momentos en que las escuelas carecen de suministros básicos como papel.

En declaraciones a este diario, Fátima Correas, organizadora de jóvenes de “CASA de Maryland”, dijo que la violencia de las armas también afecta a la comunidad latina y, como tal, tendrá presencia en la marcha nacional.

“Somos parte de una generación que actúa frente a un sistema que no funciona.  La violencia contra los jóvenes es real en nuestras escuelas, y vamos a agregar nuestra voz como juventud Latina a este tema tan importante para nosotros”, precisó Correas, cuyo grupo se sumará a contingentes de activistas de numerosos estados, principalmente del la costa Este del país.

Según los organizadores, habrá caravanas de centenares de autobuses procedentes de estados como Michigan, Ohio, Connecticut, Massachusetts, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, y toda el área de la capital estadounidense.

La marcha de jóvenes en Washington, similar a la “Marcha de las Mujeres”, el día después de la investidura del presidente Donald Trump, ocasionará el cierre de numerosas calles en la capital estadounidense, donde las autoridades extremarán también las medidas de seguridad.