Líderes entre la esperanza y el pesimismo ante el endurecimiento de los operativos de migración

Temen a la reelección de Trump por lo que la única opción es organizarse y salir a votar, dicen
Líderes entre la esperanza y el pesimismo ante el endurecimiento de los operativos de migración
Trump dijo a la comunidad latina de que su partido no les ha dado la espalda.
Foto: David McNew / Getty Images

Los líderes proinmigrantes manifestaron su preocupación de que la guerra contra los inmigrantes pueda empeorar en los Estados Unidos pero también tienen la esperanza de que unidos se puedan lograr cambios y evitar la reelección del presidente Trump.

Frank Sharry, director de America’s Voice, Josh Rosenthal, abogado del National Immigration Law Center (NILC), Sally Kinoshita, subdirectora del Immigrant Legal Resource Center y Hector Saldivar, coordinador de la Federación del Trabajo (AFL-CIO) en el sur de California para la movilización de las bases  participaron en la conferencia “¿Qué sigue en la batalla por una reforma migratoria?”El evento fue convocado por Sandy Close de Ethnic Media Services.

Sharry dijo que le preocupa que Trump sea reelecto como presidente y que los republicanos continúen con el control del Congreso porque eso significaría que la guerra contra los inmigrantes sería peor.

“Estamos viviendo un capítulo oscuro en la historia de los Estados Unidos. Es imprescindible que la gente salga a votar en las elecciones para que los demócratas recuperen el control en 2020”, comentó.

Pero al mismo tiempo dijo que le da esperanzas que con organización y el apoyo de los aliados, el movimiento de defensa de los inmigrantes prevalezca.

“No nos queda más que comprar tiempo y esperar a que un nuevo congreso actúe en una mejor oportunidad”, destacó.

Rosenthal dijo que espera que los jóvenes amparados con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) tomen ventaja de la ventana que se ha abierto para la renovación de las solicitudes para que tengan protección por dos años de la deportación y un permiso de trabajo.

Sin embargo, comentó que desea que el Congreso permanezca involucrado en la búsqueda de soluciones permanentes como sería la ley del Dream Act.

“Aunque hemos tenido muy buenas noticias de las cortes, éstas no tendrán la palabra final. No podemos ignorar el papel del gobierno y el Congreso”, remarcó.

Kinoshita dijo que es crítico que la gente se naturalice y salga a votar. “Tienen que saber que el proceso de naturalización lo están haciendo más lento”, indicó.

Y recordó que entre el 20 y 25% de los inmigrantes indocumentados tienen opciones para arreglar su estatus migratorio. “Es importante que vayan a las organizaciones proinmigrantes para ver si califican. Recuerden que el estado de California ha apoyado con recursos para que las organizaciones puedan ofrecer servicios legales gratis o a precios modestos para los inmigrantes”, indicó.

Saldívar expresó que su más grande preocupación es que las autoridades de migración están haciendo blanco de sus operativos a la comunidad, y a sus organizadores. “Están yendo detrás de ellos mientras que se ha incrementado el miedo y la ansiedad en los lugares de trabajo y tiendas”, señaló.

Hizo ver que a través de las redes de Respuesta Rápida creadas en el estado, han lanzando una enorme campaña para despachar grupos de solidaridad a los lugares donde se anuncia que llegarán los agentes de migración.

“Realmente tenemos que unirnos y apoyar a los trabajadores. Este es el momento más crucial. Es una oportunidad de defender a los compañeros”, indicó Saldivar quien él mismo y su familia enfrentan la separación de su madre a quien le negaron la residencia durante una visita al consulado estadounidense en Ciudad Juárez, México.