El beso y el abrazo a Cristiano fueron para ¡enseñarle unos calzones!

El extraño momento en el estadio de Ginebra le dio la vuelta al mundo

La nota de los partidos amistosos del lunes fue que Portugal no pudo librar la aduana de Holanda ni con Cristiano Ronaldo en su ataque. Y fue precisamente un acontecimiento que involucró a CR7 el que se llevó todos los reflectores pues además de ser besado por un espontáneo (como simple distractor para los cuerpos de seguridad, aunque siempre cámara en mano), otro le abrazó al tiempo en que le mostraba sus calzones.

¡Sí, leyeron bien!

El nombre de ese otro es Samir Alic, un hombre suizo-bosnio de 29 años y apenas 1,50 metros de estatura, de oficio humorista que se dedica a este tipo de gracejadas para subirlas a sus perfiles digitales. La única finalidad en esta ocasión era mostrarle al astro luso que usa su marca de ropa interior, razón por la que se los enseñó después de abrazarlo.

¡Ver para creer!