Propuesta para limitar el uso de armas por la policía de California

El año pasado, 162 personas murieron por disparos policiales en California; solo la mitad tenían armas de fuego
Propuesta para limitar el uso de armas por la policía de California
La legislación cambiaría la norma actual de 'fuerza razonable' a 'fuerza necesaria'.
Foto: KCRA (Captura)

Varios legisladores y la familia de un hombre negro desarmado de 22 años que recibió un disparo mortal de la policía propusieron ayer que California se convierta en el primer estado en restringir significativamente el uso de las armas de fuego por parte del cuerpo de policía.

Esta legislación cambiaría el estándar de usar “fuerza razonable” a “fuerza necesaria”, lo que significa que los oficiales podrían disparar sólo si “no había otras alternativas razonables al uso de la fuerza letal” para evitar lesiones graves o la muerte inminente, tal y como explicó Lizzie Buchen, defensora legislativa de la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos, que se encuentra entre los grupos detrás de la medida.

“Debemos asegurarnos de que nuestra política estatal que rige el uso de la fuerza letal haga hincapié en la santidad de la vida humana”, dijo la asambleísta Shirley Weber, demócrata de San Diego que presentó el proyecto de ley. “Se puede usar fuerza mortal, pero solo cuando sea completamente necesario”. El asambleísta demócrata Kevin McCarty de Sacramento, coautor de la legislación, afirmó que el objetivo es alentar a los oficiales a usar armas menos letales.

“No deberíamos seguir siendo el objetivo de tiroteos donde las preguntas se hacen con posterioridad al uso de la fuerza policial”, dijo el asambleísta Chris Holden, presidente del Caucus Legislativo Negro. De hecho, varios líderes comunitarios negros calificaron la propuesta como “un buen primer paso”.

Pero no todos están de acuerdo. “Los oficiales ya usan fuerza letal solo cuando es necesario: se les enseña a tratar de desactivar situaciones peligrosas primero cuando sea posible”, dijo Ed Obayashi, un alguacil del condado de Plumas y fiscal especial que entrena oficiales. Según él, jugar con las protecciones legales haría dudar a los policías a la hora de enfrentarse a un sospechoso armado, amenazándose tanto a sí mismos como a los transeúntes.

Pero Weber, quien encabeza un comité de supervisión de seguridad pública, dijo que espera que la reciente y publicitada serie de tiroteos policiales contra sospechosos de minorías, así como las protestas masivas por la muerte de Stephon Clark el mes pasado, sean suficientes para superar cualquier resistencia a la aplicación de la ley. “Una vida puede salvarse en un abrir y cerrar de ojos: si sientes algún tipo de repercusión, puedes actuar con un poco más de cautela”, dijo el tío de Clark, Curtis Gordon.

El jefe de policía de Sacramento, Daniel Hahn, dijo a The Associated Press la semana pasada que está dispuesto a examinar las políticas del departamento para perseguir sospechosos y otras prácticas, pero advirtió que los cambios podrían tener consecuencias.

El estándar actual de California hace que sea raro que los oficiales sean acusados ​​después de un tiroteo y, menos aún, que sean condenados. Con frecuencia se debe a la doctrina del “miedo razonable”. Si los fiscales o los jurados creen que los oficiales tienen una razón para temer por su seguridad, pueden usar fuerza letal.

El estándar propuesto podría suponer que los oficiales demoren la confrontación con un sospechoso posiblemente armado hasta que lleguen refuerzos o forzar a la policía a dar advertencias verbales explícitas de que los sospechosos serán asesinados a menos que suelten el arma“, dijo Buchen de la ACLU. Los oficiales que no siguieran estas podrían ser despedidos o incluso afrontar cargos criminales.

La ACLU dice que California sería el primer estado en adoptar dicho estándar, aunque algunas otras agencias de aplicación de la ley, incluido San Francisco, tienen reglas similares o más restrictivas.

Los legisladores y ACLU apuntan a un estudio de 2016 realizado por el analista político y defensor de la justicia racial Samuel Sinyangwe, quien analizó las políticas de uso de la fuerza por los principales departamentos de policía de los EEUU y descubrió que los oficiales que trabajan bajo políticas más restrictivas no sólo tienen menos probabilidades de matar sino también menos probabilidades de ser asesinados o agredidos.

Los oficiales mataron a tiros a 162 personas en California el año pasado. Solo la mitad tenían armas de fuego.

Además, se citaron estudios que muestran que los negros son mucho más propensos a morir que los blancos en tiroteos policiales. Además, California tiene cinco de los 15 departamentos de policía con las tasas más altas de asesinatos per capita por oficiales: Bakersfield, Stockton, Long Beach, Santa Ana y San Bernardino.

Alrededor de la web