Muere Miloš Forman, director oscarizado por ‘One Flew over the Cuckoo’s Nest’ y ‘Amadeus’

Forman inició su carrera dentro de la nueva ola de cine checo de los años 60, pero dio pronto el salto a Hollywood
Muere Miloš Forman, director oscarizado por ‘One Flew over the Cuckoo’s Nest’ y ‘Amadeus’
'One Flew over the Cuckoo's Nest', el mejor largometraje de Forman, conquistó los Oscar de 1975, recibiendo los cinco galardones principales. Izquierda a derecha: Michael Douglas (productor), Milos Foreman, Louise Fletcher (actriz), Jack Nicholson (actor) y Saul Zaentz (productor).
Foto: Academy of Motion Picture Arts and Sciences

El aclamado realizador ha fallecido en su casa de Hartford (Connecticut) a los 86 años, según ha informado su esposa Martina, tras una corta enfermedad: “murió tranquilamente el viernes, rodeado de su familia y amigos más cercanos”.

Forman (Caslav, República Checa, 1932) inició su carrera dentro de la vanguardista nueva ola de cine checo de los años 60, con cintas como Love of a blond (1965) y The Firemen’s Ball (1967) que rápidamente lo catapultaron a Hollywood, donde ganó el Oscar por One Flew over the Cuckoo’s Nest (1975), excelente reflexión sobre la locura y la dignidad que sigue siendo una de las tres únicas cintas receptoras de las cinco estatuillas doradas principales (película, director, guion, actor y actriz). Eso sí, no fue el afan de éxito lo que apartó a Forman de su país de origen, sino la invasión soviética de la antigua Checoslovaquia en 1968, la cual contrastaba con los tonos satíricos e iconoplastas de sus subversivas obras.

One Flew over the Cuckoo’s Nest (1975)

Hair (1979) y Ragtime (1981) mediante, el realizador checo conquistó a la Academia de nuevo con Amadeus (1984), poderoso retrato de la tóxica relación entre los compositores Mozart y Salieri que recibió ocho entorchados, incluidas nuevamente las concernientes a película y director.

Amadeus (1984)

Desde entonces, la carrera de Forman perdió algo de fuerza, si bien ninguno de sus trabajos son absoluto desdeñables, gracias en parte a la calma que el director se toma entre obra y obra. Valmont (1989), The People vs. Larry Flint (1996, Oso de Oro de Berlín), Man on the Moon (1990, Oso de Plata de Berlín) y Goya’s Ghosts (2006) fueron brotando poco a poco, con quinquenios entremedias, redondeando su harto interesante filmografía.