La distinción que ICE no hace a la hora de capturar a inmigrantes

No importa que vínculos tengan los indocumentados con la comunidad, la creación de empleo o el ejército
La distinción que ICE no hace a la hora de capturar a inmigrantes
Ante ICE todos los indocumentados son iguales
Foto: ice.gov

Las cifras son claras, nadie está ajeno de ser capturado por ICE y de su posterior deportación si no se tienen papeles en regla para vivir en EEUU.

Los arrestos “no penales” ocurren con mayor frecuencia, según expertos en inmigración, debido a un cambio reconocido en la política de ICE que permite a la agencia detener y deportar a más miembros de la comunidad que pagan impuestos, muchos de ellos sin ser advertidos o cuando se presentan a sus visitas de rigor a las oficinas de ICE.

Según advierten los activistas y defensores de las comunidad inmigrantes hoy todos son un blanco de ICE si no se tienen documentos. No importa si se tiene un record judicial limpio o que tipo de conexiones o raíces se tenga en la comunidad.

El propio gobierno lo ha dejado claro al afirmar que “ICE ya no exime a las clases de extranjeros removibles de la posible aplicación de la ley”, según el informe de la agencia estatal migratoria sobre arrestos y deportaciones de 2017.

En el año fiscal 2017, ICE reportó 37,734 arrestos de inmigrantes sin “record criminal”, más del doble que el año anterior, según informó The Washington Post.

Se le acusa a la administración Trump de perseguir a los inmigrantes más indefensos y que mayores vínculos tienen con la comunidad para impulsar las estadísticas de su recia política migratoria.

El director interino del ICE, Thomas Homan, dijo que los agentes de la agencia solo están haciendo su trabajo y que ante la ley todos son iguales.

“No se puede ser parte de esta gran nación y no respetar sus leyes”, dijo Homan, y señaló que los detenidos están sujetos a las órdenes de los jueces.

Un estudio de febrero del Pew Research Center señala que el primer año del gobierno de Trump ICE comenzó a detallar cómo miles de personas en el proceso de deportación no fueron condenados sino que enfrentaron cargos pendientes , principalmente por conducir en estado de ebriedad o por tener en su historial ofensas menores de tráfico o de posesión de drogas. Esta es una distinción que nunca se había usado antes.

Si bien las presuntas violaciones graves como el hurto, la agresión sexual y el homicidio formaron parte de la lista de causas que llevaron al arresto de inmigrantes, las “infracciones de tráfico” representaron 24,438 cargos pendientes, “posesión de drogas peligrosas”, 19,065,”Crímenes generales”, 6,623 y otros 3,600 por perturbar la paz.

ICE asegura que el 89% de las detenciones administrativas del año fiscal 2017 involucraron algún nivel de “criminalidad”, sin embargo al analizar las cifras se ve como en esta cifra se incluyen las capturas de indocumentados con “cargos pendientes” de faltas menores o insignificantes. Por su parte alrededor del 11 por ciento, 15,478 en total, “no tenían cargos o condenas penales conocidas”, informó la agencia.