Conoce al hombre que se preocupa de niños con enfermedades terminales que no tienen a nadie

Conoce al hombre que se preocupa de niños con enfermedades terminales que no tienen a nadie
La generosidad tiene nombre propio,la de este hombre que se dedica a cuidar a niños con enfermedades terminales.
Foto: Screenshot PBS

Mohamed Bzeek se ha convertido en algo así como un héroe local en Los Ángeles, asumiendo una misión de vida con la que pocos se atreverían: ejercer como padre de crianza que solo se preocupa por los niños con enfermedades terminales.

Bzeek, un ex inmigrante libio que se entrega a su fe musulmana mientras hace malabarismos con el cuidado intensivo y la angustia, así como su propia batalla contra el cáncer.

En el transcurso de casi tres décadas, ha atendido a 80 niños en su casa en Azusa, a pesar de que diez de ellos fallecieron mientras estaban bajo su cuidado quiere seguir haciéndolo. Aunque sea duro.

Por lo general, cuando un niño de crianza temporal es diagnosticado con una condición médica compleja, son criados en hospitales, por enfermeras. Y cuando un niño tiene una enfermedad terminal es aún más difícil encontrar un hogar.

El hijo de Mohamed, nació con una enfermedad de huesos frágiles y enanismo, y ahora estudia ciencias de la computación en la universidad. El hombre musulmán decidió continuar dedicando su vida a los niños usando su compasiva paternidad, y llegó a los titulares el año pasado mientras estaba criando a una niña de 6 años con un defecto cerebral raro que requería cuidado las 24 horas.

Fue presentado por primera vez a la crianza temporal después de conocer a su esposa Dawn en la década de 1980. Ella ya había sido una madre adoptiva antes de su matrimonio con Bzeek, ​​y su amor incondicional por los niños era contagioso.

En 1989, también se inscribió, y  decidió cuidar exclusivamente a los niños con enfermedades terminales, tratándolos como si fueran suyos.

“Sé que están enfermos. Sé que van a morir “, dijo Bzeek a Los Angeles Times. “Hago lo mejor que puedo como ser humano y dejo el resto a Dios”.

Después de que su esposa murió en 2015, Bzeek dedicó todo su tiempo a los niños. Además de visitar a su familia en Libia, no ha estado de vacaciones en 17 años.

Luego, el año pasado, una mujer llamada Margaret Cotts leyó el artículo sobre Bzeek. La historia de la mujer de Oakland fue tan conmovedora, que creó una campaña GoFundMe con la esperanza de recaudar dinero para ayudar con su misión.

“Fue emocionante leer acerca de alguien que es tan genuinamente bueno. Me conmovió su fe, su gentileza y su dedicación y amor por sus hijos “, dice Cotts.

“En estos tiempos en que hay tanto odio, es reconfortante leer acerca de alguien que es tan bueno y está lleno de amor. ”

Miles y miles de dólares fueron donados cuando se lanzó hace 8 meses. Y, con un total, a día de hoy de más de medio millón de dólares, las personas siguen aportando dinero casi todos los días.

En una llamada telefónica, Mohamad le dijo a Margaret: “No soy un ángel. Solo soy una persona común. Todos somos parte de un equipo, servicios sociales, padres de crianza temporal, usted … Todos somos parte de un equipo “.

El mes pasado, fue honrado por el departamento turco de asuntos religiosos con el prestigioso Premio Internacional de Benevolencia otorgado a personas por grandes actos de bondad. El presidente del país, que asistió a la ceremonia, se convirtió en el último de una larga lista de personas en admirar a este hombre de acción y amor incondicional.