Un detenido y “mucho dolor‘‘ a casi un año del asesinato del periodista Javier Valdez

Entrevista exclusiva con Andrés Villarreal, jefe de información de Río Doce

Un detenido y “mucho dolor‘‘ a casi un año del asesinato del periodista Javier Valdez
Javier Valdez Cárdenas, editor de Ríodoce, fue asesinado en Sinaloa, México el 15 de mayo de 2017.
Foto: HECTOR GUERRERO / Getty Images

MÉXICO  “La herida sigue abierta, aún hay mucho dolor’’, advierte Andrés Villarreal, jefe de información de Río Doce en entrevista con este diario poco después de enterarse de la captura de Heriberto N.  “El Koala’’ uno de los presuntos autores materiales del asesinato de Javier Valdez, periodista y fundador del semanario con sede en Culiacán, capital del estado cuna del cartel de Sinaloa.

Villarreal da crédito al trabajo que las fiscalías federal y estatal para lograr capturar al implicado, de 26 años, también sinaloense oriundo de San Ignacio, quien anduvo a salto de mata hasta su detención el pasado lunes en Tijuana, pero también sabe que falta mucho por desenredar.

Para empezar, El Koala no iba solo en el vehículo: iba acompañado de dos personas más y detrás de ellos hay muchos otros, adelanta Villarreal.

“Estamos contentos porque esta captura es la primera acción concreta  después de meses de reclamo de justicia y lo sabemos porque  desde un principio hemos estado en diálogo con las fiscalías y por eso sabemos que  la exigencia no puede terminar hasta que se juzgue a todosdijo.

“Ahora El Koala será presentado ante un juez, pero no somos ingenuos y tenemos claro que en México se quedan atorados los procesos de justicia y por ello vamos a seguir presionando’’.

En las últimas horas, el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, aseguró que una de las líneas de investigación del homicidio del periodista Javier Valdez, está relacionada con su trabajo.

Dedicado al narcotráfico

Valdez (Culiacán, 1965) fue uno de los escritores más agudos para exponer las consecuencias del narcotráfico y particularmente del Cártel de Sinaloa. Escribió siete libros que incluyeron perfiles de víctimas y victimarios y se movía como pez en el agua en la región hasta que extraditaron al líder criminal Joaquín El Chapo Guzmán, se fraccionó la organización y se calentó la plaza.

Río Doce reconoció que durante la disputa se generaron diversos enfrentamientos. En febrero de 2017 se registraron incursiones de gente armada en Villa Juárez, Navolato (donde estuvieron a punto secuestrar a la madre del Chapo), y  siguió una guerra mediática.

Los hijos del Chapo enviaron una carta a Ciro Gómez Leyva y por esos mismos días Dámaso López, quien peleaba el lugar del capo caído, buscó una entrevista con  Ríodoce y otro diario de Sinaloa, La Pared, para deslindarse de los ataques.

Tras la entrevista a Dámaso, los hijos de El Chapo presionaron a Javier para que el trabajo no se publicara o comprarle todo el tiraje, una petición negada. Tres meses después asesinaron a  Valdez.

Río 12 siguió operando con todo y el duelo. “No nos han amenazado nuevamente, pero sabemos que ejercemos una profesión de alto riesgo, en un país, en un estado donde, como decía Javier, estar vivo es el riesgo’’, precisa Villarreal.

Primer aniversario

Entre el 13 y 16 de mayo, fecha en que se cumple un año del asesinato del periodista, diversos colectivos del gremio, activistas sociales y  víctimas del crimen organizado realizarán marchas y manifestaciones, foros de debate sobre los riesgos de la profesión y el combate a la impunidad. Mientras tanto la editorial Penguin Random House publicó la primera convocatoria del Premio de Periodismo Javier Valdez Cárdenas.