El secreto de belleza de Sandra Bullock es ‘sérum de penes’

La actriz recibe faciales con sérum 'extraído del prepucio de bebés coreanos', según contó en el programa de Ellen Degeneres
El secreto de belleza de Sandra Bullock es ‘sérum de penes’
Sandra Bullock.
Foto: Getty Images

A lo largo de todas las entrevistas y actos promocionales de su última película, ‘Ocean’s Eight‘, Sandra Bullock ha sorprendido al mundo con el impresionante aspecto que luce a sus 53 años, como si por ella no hubiera pasado ni un solo día desde que en 2010 recogiera su Óscar a Mejor Actriz, una ocasión que muchos ya aprovecharon para comentar asombrados lo bien que estaba madurando la actriz tanto a nivel profesional como en lo relativo a su físico.

En su última visita al programa de Ellen DeGeneres, la intérprete se topó con la inevitable pregunta de cuál era su secreto para conservar intacta su belleza y, en vista de los rodeos iniciales que dio a la hora de responder a la pregunta, cualquier podría pensar que se trataba de un buen cirujano cuya identidad quería proteger para no quedarse sin cita. Pero no, los motivos de su reticencia a hablar eran otros.

Es una forma en la que consigues que el sérum penetre a través de la piel, con la técnica de microagujas que consiste en utilizar un pequeño rodillo. Básicamente fomenta la producción de colágeno y durante un día pareces la víctima de un incendio, pero luego estás bien“, explicó evasiva. “El sérum es extraído de un trozo de piel que proviene de una persona joven de un lugar muy, muy lejano“, añadió, provocando que la presentadora perdiera los nervios y gritara: “¡Es del prepucio de bebés coreanos!“.

Por desagradable que pueda parecer el origen del principio activo de ese producto, Sandra no duda en recomendarlo a todo el mundo.

Yo lo llamo el facial de penes. Y cuando vean las maravillas que hace con la piel, también iran al dermatólogo a decir que les dé el sérum de penes“, aseguró, antes de confesar que había convencido a varias de sus compañeras de su última película de dar una oportunidad al invento. “No a todas“, matizó, “solo a las que pensé que lo apreciarían de verdad“.


?>