Pompeo amenaza con imponer sanciones contra Irán si no “enmienda” camino

El Secretario presentó un plan con 12 condiciones que debe cumplir Irán a cambio de un nuevo acuerdo
Pompeo amenaza con imponer sanciones contra Irán si no “enmienda” camino
Mike Pompeo acudirá a una reunión de la OTAN.
Foto: JIM WATSON/AFP/Getty Images

WASHINGTON – En su primer gran discurso sobre política exterior, el secretario de Estado, Mike Pompeo, afirmó este lunes que EEUU impondrá “las sanciones más fuertes de la historia” contra Irán si éste “no enmienda” sus acciones en Medio Oriente, dos semanas después de que la Administración Trump se retirara del acuerdo nuclear con ese país.

Al advertir de que las sanciones serán “las más fuertes” jamás impuestas por EEUU y “dolorosas”, Pompeo dijo durante un discurso en la Fundación Heritage que Irán tiene dos opciones: luchar para evitar que su economía caiga en cuidados intensivos, una vez que se apliquen las sanciones, o seguir desperdiciando recursos en luchas en el exterior.

“Aplicaremos presión financiera sin precedentes sobre el régimen iraní… los líderes en Teherán no tendrán dudas sobre nuestra seriedad”, afirmó Pompeo, al asegurar que “esto es apenas el comienzo”.

Pompeo llegó al centro de estudios conservador en Washington para delinear el “Plan B” de la Administración Trump semanas después de que el presidente Donald Trump anunciara la retirada unilateral de EEUU de un acuerdo nuclear de 2015 con Irán.

El “Plan B” en realidad es una lista de doce exigencias o condiciones que, según la Administración Trump, debe cumplir el gobierno de Teherán si quiere pactar un nuevo acuerdo.

Entre los doce puntos figura la puesta en libertad de presos estadounidenses; el acceso de inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica a su antiguo programa nuclear; el cese de apoyo a rebeldes en el Yemen, la salida de sus tropas de Siria, y un fin a provocaciones bélicas en la región.

Sobre este último punto, Pompeo se refirió concretamente a las acciones de Irán contra sus vecinos, incluyendo sus continuas amenazas de “destruir Israel”, y sus ataques con misiles contra Arabia Saudita y los Emirates Arabes Unidos (UAE).

La idea del plan, según Pompeo, es enviar el mensaje de que Irán “nunca más tendrá carta blanca para dominar en Medio Oriente”.

El jefe de la diplomacia estadounidense dijo que trabajará estrechamente con el Pentágono y aliados de EEUU en la región para evitar “cualquier agresión iraní”, aunque no mencionó directamente una amenaza de ataque militar.

El acuerdo nuclear de 2015, conocido formalmente como el “Plan Integral de Acción Conjunto” (JCPOA, por su sigla en inglés),  fue pactado durante la Administración Obama junto con Alemania y los cinco países miembros permanentes del Concejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Bajo ese pacto, Irán aceptó limitar tanto su arsenal de uranio enriquecido -un elemento clave para la fabricación de combustible en reactores nucleares y armas nucleares- durante 15 años, como el número de plantas centrifugadoras para el enriquecimiento de uranio durante diez años.  A cambio, EEUU, Naciones Unidas y la Unión Europea acordaron levantar sus fuertes sanciones económicas contra Irán.

La retirada de EEUU fue objeto de críticas de diversos aliados europeos, que intentaron presionar al gobierno de Trump a que permaneciera en el pacto internacional, convencidos de que éste sí estaba funcionando. Entre los pocos países que aplaudieron la decisión de Trump figuró Israel, que considera a Irán como un archienemigo.

Las sanciones se aplicarían de forma escalonada en un periodo de tres a seis meses, y Pompeo instó a los aliados de EEUU a que apoyen este esfuerzo contra Irán.

“Le damos la bienvenida a cualquier nación que esté harta de las amenazas nucleares, el terrorismo, la proliferación de misiles y la brutalidad de un regimen” que se ensaña con gente inocente, dijo Pompeo.